• 10 muy buenos discos de rock del 2018


    2018 no fue ni por asomo el mejor año para el rock. No hubo nuevos álbumes que revolucionaran al género o que posean la calidad de clásicos intemporales. Hubo, eso sí, trabajos excelentes y de ellos hemos elegido una decena que ponemos a la consideración de nuestros lectores.

  • Medio siglo del banquete de limosneros


    Beggars Banquet (1968) se llamó el séptimo del grupo en el Reino Unido. Sería la última obra discográfica en la que participaría Brian Jones y eso es un decir, ya que tocó en muy pocas canciones y se involucró escasamente en la grabación del acetato.

  • Tres voces femeninas


    Este año Tere Estrada cumplió tres décadas de trabajo continuo en los escenarios y lo celebró con el octavo disco de su carrera, una placa titulada Blues en la penumbra que también funciona como el soundtrack de una novela homónima publicada en formato digital y en la que narra la vida de Ámbar, cantante de voz inigualable y sempiterna bebedora de ron Potosí, pero a quien pierde el amor.

  • Romina Peluffo: escapar del desencanto


    En septiembre de 2018, esta uruguaya estrenó Obsesa, un álbum de diez tracks, de producción independiente, con el cual se da a conocer como música y entra al mundo del rock. En Obsesa, las pistas suenan oscuras y melódicas, en la línea más pura del tropical dark charrúa, con toques de un western post-apocalíptico.

  • 50 canciones de pena ajena del rock nacional (II)


    Como mencionamos en la entrega anterior de esta lista, el rock nacional no sólo ha tenido momentos vergonzosos, sino que muchas de sus canciones resultan de pena ajena. Continuemos con la segunda de cinco partes de esta polémica (y divertida) relación, para cuya elaboración cooperaron muchos lectores.

  • Sonidos de Babel
    Four Tet: cristalizar el sentimiento


    El británico Kieran Hebden es más conocido como Four Tet, su nombre de batalla como productor de post-rock y de música electrónica. Estéticamente y como icono de tal estirpe, se ha inclinado hacia el minimalismo, dentro del cual ha buscado poner los reflectores en sonidos que se transformen en piezas evocadoras. En ellas se manifiestan sus referentes tanto del género jazzístico (donde ha colaborado con Steve Reid) como del folk.

  • Todd Clouser, espíritu inquieto y diverso


    “Me gusta hacer diferentes estilos de música, pensar un concepto y honrarlo de la manera más  sincera que pueda, sean canciones, un disco experimental o composiciones muy estructuradas. Amo todos esos estilos de música, sea jazz, ruido o canciones”.

  • Depedro, de década


    Todo va a salir bien. Era lo que aquel hombre inquieto interpretaba a lo lejos, cuando el gallo cantaba anunciando el alba. La intersección entre la noche y el día, el punto análogo entre las dualidades mesoamericanas.

  • Zeta: la magia infinita de morir y nacer de nuevo


    Seis tracks producidos por Zeta, Light & Noise y Waipea Records; seis tracks honestos, blancos, como la piel del muerto en la que deriva el filo del asfalto tras el skate de la tarde, el golpe en las costillas del slam nocturno, y el beso de la novia en el amanecer que ya se fue.