• The Bitter Springs: un secreto inexplicablemente guardado


    A la larga, debe tratarse de un empleo agotador pero que al menos te relaciona sin limaduras con el mundo real. Así le ha ocurrido a Simon Rivers, un inglés que a lo largo de tres décadas ha mantenido una carrera musical que no le ha permitido vivir de ello —se mantiene como cartero—, pero que no obsta para que se le considere uno de los mejores letristas británicos de la actualidad.

  • 12 discos imprescindibles del 2019


    El año que se va fue un ciclo de recomposición, así como un punto de encuentro intergeneracional. Sabemos que los límites entre géneros se han desvanecido y que uno de los ideales de la era after pop es encontrar al arte total. Con ese aliento, el que aparecieran combinaciones casi imposibles ahora parece el hilo conductor.

  • La encrucijada de When We Are Inhuman


    When We Are Inhuman simboliza una encrucijada y es un entrecruzamiento real. En su seno, parte del repertorio de Bonnie “Prince” Billy obtiene un nuevo rostro sonoro. Ahí están “New Partner”, “When Thy Song” y “One with the Birds”, un conjunto que maximiza la experiencia sensible utilizando los recursos precisos. Es tiempo de creer incluso en los encuentros que parecen imposibles.

  • Holly Herndon y la inmensidad de la voz


    En Proto todo es reto y exigencia máxima de exploración; será que Herndon, como ciudadana adoptiva de Berlín, hace suya otras de las aseveraciones de Gerhard Richter: “La oportunidad determina nuestras vidas de manera importante”. Holly Herdon propició la suya y se catapultó rumbo al infinito.

  • Micah P. Hinson y su incursión en la ópera folk


    Se puede nacer en el siglo XX, habitar el XXI, pero en realidad ser una persona de otra época. Es como estar atrapado en un momento de la historia que no es el tuyo. Algo tiene este hombre de un viejo trovador, de un vaquero errante, de una especie de juglar del folk.

  • Afghan Whigs y el crujido


    Como es usual en Afghan Whigs, hay un atrayente filón siniestro, gran habilidad para crear tensión (que ahora se extiende al modo de cantar) y una veta oscura que no han abandonado. Los hallazgos vienen de las fuentes de inspiración.

  • Lambchop: política, vida de pareja y revolución artística


    Lambchop sigue fascinando con canciones sombrías que exaltan la belleza de las cosas simples y cotidianas. Tan sólo las han revestido con detalles que les permiten las herramientas del presente. Saben que al final lo que habrá de dejar una impronta serán los sentimientos que despierten. La política y la tecnología están de paso.

  • Bonobo: música para un solo mundo


    Una de las características más estimulantes de la música pasa por las múltiples conexiones que puede provocar. No se queda únicamente en la experiencia sensible que trae consigo, sino que nos hace pensar en otros puntos de contacto procedentes de distintas disciplinas.

  • Kishi Bashi y la grandeza del pop electrónico


    Se trata de un conjunto de canciones que aboga por derribar prejuicios y reivindica la grandeza del pop y toda su amplitud de posibilidades. Se pueden hacer guiños al romanticismo sin caer en la cursilería o los lugares comunes. El artista expone su existencia y al mismo tiempo brinda una placentera explosión de sensaciones.