Segregación, racismo, discriminación, trato diferencial, chovinismo nacionalista, xenofobia, hechos que continúan realizándose en pleno siglo XXI, pero que ahora se han incrementado por el aumento de las migraciones, el terrorismo y la cuestión de los refugiados a nivel mundial. Comprender la controversia en este momento exige situarla en su contexto histórico y más cuando las circunstancias se repiten en diferentes lugares.

young-1

En una de las diásporas anglosajonas ha surgido, por otra parte, la voz contemporánea de unos músicos que se afanan en denunciar y señalar tales situaciones. El lugar es Escocia y el grupo Young Fathers. Representantes de la hibridez musical y cosmopolita inherente al interculturalismo actual. Es un trío inmerso en una conversación en la que el valor musical se entreteje con un sinnúmero de asuntos económicos, políticos, sociales, estéticos y éticos vigentes que tienen repercusión mundial en distintas áreas del planeta.

Esta agrupación multicultural procedente de Edimburgo, donde se reúnen un refugiado liberiano (Alloysious Massaquoi), un emigrante nigeriano (Kayus Bankole) y un oriundo escocés ("G" Hastings), tiene galones suficientes para ser considerada desde su debut como un puntal de la corriente alternativa al que no se le puede adjudicar una etiqueta musical fija.

Su propuesta es singular porque está construida con una mezcla particular: una base amplia de hip hop y proporciones variadas de electrónica dance, world music (de acentos africanos), pop y kraut rock, entre otros elementos, misma que en su aparición con el álbum Dead (del 2014) los hizo merecedores de premios, reconocimientos y comparación con Massive Attack.

young-2

A su vez, la lírica que entonan se caracteriza por su espíritu comunitario y expansivo, ese que se enfrenta a los clichés y estereotipos creados en torno a las razas y las nacionalidades, que es inclusivo, celebra las diferencias y busca por diversas rutas encontrar espacios en común.

Y si eso quedó patente en su primer disco, con el lanzamiento del segundo, White Men Are Black Men Too (2015), el grupo va más allá al retratar las problemáticas de muchas sociedades contemporáneas. Con dicho título trataron de motivar la reflexión y el diálogo acerca de las injusticias provocadas por los racismos y otros ismos. Saben que la música no puede cambiar las cosas por sí sola, pero sí lanzar las preguntas pertinentes, ilustrar los panoramas y acompañar a quienes busquen modificar los ámbitos. En su caso, dentro de una labor consciente, trabajan para crear melodías con sonidos frescos y poderosos que contengan altas dosis de cosmopolitismo, de interrelaciones culturales, de convivencia y de denuncia, sin caer en lo kitsch, lo solemne o lo panfletario.

young-3

Por eso el slogan de una de sus canciones (de donde extrajeron el título del álbum), “White Men Are Black Men Too”, tiene tanto una connotación particular como una universal. Dice que todas las vidas importan, en una época en que las imágenes de la violencia son testificadas, como nunca antes, por gran cantidad de gente y dichas imágenes, debidas a las nuevas redes de comunicación, muestran la agudización de tal violencia, las contradicciones entre pobreza y riqueza y la polarización social que se produce por la injusticia y la desigualdad; las reacciones de la derecha en algunos países y su entusiasmo con candidatos a la presidencia abiertamente xenófobos que sustentan su discurso en los prejuicios más rústicos y animan a la sociedad hacia el racismo, el chato nacionalismo y una relación inescrupulosa con el fascismo de lo más corriente, entre otras barbaridades.

En sus piezas, los Young Fathers sostienen que en el fondo de todo ello se refleja el gran problema actual. En una sociedad dividida por etnias, religiones, clases sociales y económicas, tipos como ellos son un producto de la polarización, no sus impulsores. Nacen de tal estercolero y a todos los miembros de la sociedad les corresponde parte de responsabilidad. Sobre eso cantan en su hip hop ultramezclado.

Pero también hablan de la Europa de la que son parte y que ahora experimenta los resultados de la colonización histórica, porque los refugiados son producto de ésta lo mismo que las desigualdades y la violencia racial. “Es el racismo lo que debemos expulsar de nuestras sociedades”, vociferan en tracks como “Still Running”, “Shame” o “Liberated”.

Igualmente se han involucrado en la decisión del brexit británico. En sus proclamas argumentan que la Gran Bretaña es parte de Europa, aunque no lo quiera. “Hay gente estúpida, que se ha dejado manipular, que está atrapada en sus tradiciones y no comprende su propia historia. Quieren una vida cómoda y tener a quien culpar si no es así. Le temen a quienes no son como ellos. Son prejuiciosos y racistas”, comentan al respecto.

Para los Young Fathers, la igualdad y la justicia son los puntos determinantes. Mientras eso no se solucione, seguiremos asistiendo cotidianamente, por vía de las más altas y rápidas formas de comunicación, a escenas de violencia, muerte e intolerancia.