rock-christmas-graphicPor Sergio Monsalvo C.

El poder de los pequeños rituales para disfrutar mejor de los momentos. Como leer A Christmas Carol (“Cuento de Navidad”) de Charles Dickens, acompañado con alguna música que corresponda a la temporada, por ejemplo. Pero no cualquier disco, sino alguno de los que realmente deben ser escuchados por su aportación a la poética de la cultura secular navideña. Los tres clásicos que mencionaré a continuación han trascendido en el tiempo por sus innovaciones estilísticas, sus ideas de modernización y la influencia que han ejercido en intérpretes posteriores.

Conniff

Ray Conniff, Christmas with Conniff, Columbia

Este músico, compositor y director de orquesta firmó uno de los álbumes más omnipresentes y populares del periodo invernal. Su maestría como arreglista vocal e instrumental le proporcionó un distintivo sello a su orquesta dentro de la música lounge y el cierre de la década de los cincuenta no sería lo mismo sin su aportación: aquellos coros con los que acompañaba las melodías, dotadas del swing heredado de las big bands y de las cuerdas adaptadas a los tiempos en que el doo-wop resaltaba los matíces de las voces en las baladas. “Rudolph the Red-Nosed Reindeer” o “Frosty the Snowman”, además de ser temas absolutos de la imaginería decembrina, son a través del estilo Conniff un modo de interpretación. Él fue ejemplo del Hi-Fi, un concepto sonoro que evidenció una intención “de calidad” en la manera de hacer música y de escucharla.

SpectorPhil Spector, A Christmas Gift for You, ABKCO

En los últimos meses de 1963, Phil Spector se impuso la tarea de seleccionar la música y producir “el mejor disco navideño de la historia”. Para ello escogió unos cuantos temas tradicionales y compuso otros nuevos, dotando a las creaciones de su sonido. El resultado: A Christmas Gift for You. Con él modernizó las andanzas del villancico anglosajón (mediante un soul fresco, las mejores voces negras del momento, las inquietudes y emociones juveniles y unos arreglos muy particulares: las del nuevo pop barroco) y no sólo materializó toda la esencia de una época sino también la de un sentimiento. Llevó a su pináculo la técnica monoaural y selló en la psique popular de todo el mundo un sonido que sería característico a partir de entonces. Por eso es un clásico con todas las de la ley.

Beach BoysThe Beach Boys, Christmas Album, Capitol

Acicateados por la llegada a los Estados Unidos de los Beatles, quienes ese año de 1964 arrasaron con todo, los Beach Boys, bajo la batuta de su master mind, Brian Wilson, se dieron a la ardua labor de hacer de su estilo un arte. Crearon así tres álbumes geniales en un solo año: Shut Down Vol. 2, All Summer Long y The Beach Boys’ Christmas Album. Este último contiene cinco canciones originales y siete covers que se convertirían en canciones queridas de manera instantánea. Fue el canto del cisne de la mente de Wilson que entró en crisis a la postre, pero no sin haber realizado antes estas extraordinarias piezas tanto orquestales como para las aptitudes vocales de los miembros del grupo (inspirado en el álbum respectivo de Spector). El disco de los californianos ha pasado a la historia como uno de los álbumes más amados de la temporada navideña.

 

 

Un comentario en “Navidad: discos clásicos (II)