Con la muerte de Neil Peart, baterista de Rush, se ha ido uno de los músicos más notables del rock progresivo de todos los tiempos. Son muchos los seguidores de este género que habrán de extrañarlo. Por nuestra parte, además del artículo sobre Peart publicado aquí el miércoles pasado, presentamos una decena de temas del progresivo clásico o primigenio —ese que surgió a fines de los años sesenta y principios de los setenta del siglo pasado—, en un no tan estricto orden cronológico. Va esta lista más o menos heterodoxa, dedicada al gran percusionista canadiense. Que en paz descanse Neil Peart (y que siga tocando en donde quiera que esté).

Rush en 2004. Fotografía de Enrico Frangi liberada al Dominio Público.


1.- “House for Everyone”. Traffic. Del álbum Mr. Fantasy (1967). Me atrevo a proponer esta breve composición de Dave Mason como el más antiguo antecedente de lo que sería pocos años después el rock progresivo clásico. Cierto que Traffic no fue un grupo prog y abarcó desde el art rock hasta el blues, el jazz, la psicodelia y otros géneros. Sin embargo, considero que “House for Everyone” cumple en sus escasos dos minutos con todo lo que caracterizaría al progresivo: los cambios rítmicos y armónicos, el uso de elementos instrumentales varios, las raíces folk, etcétera. De no ser así, crucifíquenme los freaks del progre.


2.- “Green-Eyed Lady”. Sugarloaf. Del álbum Sugarloaf (1970). Para aumentar la provocación, propongo también este tema como antecedente del progresivo. Con mucho de psicodelia y hasta un poco de jazz, su estilo sin embargo sería replicado y desarrollado por grupos como Camel, por mencionar un ejemplo. “Dama de ojos verdes” contiene varios elementos del prog-rock. En estado primitivo si se quiere, pero los contiene.


3.- “21st Century Schizoid Man”. King Crimson. Del álbum In the Court of the Crimson King (1969). Deliciosamente agresiva. Casi un blues-jazz progresivo. Robert Fripp convertido ya en genio de la guitarra experimental. Ian McDonald transformado en un John Coltrane en ácido. Greg Lake cantando como una Bessie Smith electrónicamente procesada. Michael Giles vertiginoso en la fastuosa batería. El primer trip a la Fripp.


4.- “Tarkus”. Emerson, Lake & Palmer. Del álbum Tarkus (1971). Un tema que ha sido subestimado y que al combinar los talentos inconmensurables de tres músicos virtuosos, muestra para qué estaban hechos Keith Emerson, Greg Lake y Carl Palmer. La composición es sobresaliente, sobre todo en la sección llamada “Erupción”. Un mural sonoro de épicas y explosivas emociones con 20 minutos de duración.


5.- “Close to the Edge”. Yes. Del álbum Close to the Edge (1972). Soberbia obra maestra que cubre todo el lado A del que quiza sea el mejor trabajo discográfico de este grupo inglés. Intrincada travesía sonora que penetra por parajes que van de la música de vanguardia a los coros barrocos y de la psicodelia alucinada al folk sinfónico, en una conjunción armónica, melódica y rítmica pocas veces vista y (sobre todo) escuchada.


6.- “Thick as a Brick”. Jethro Tull. Del álbum Thick as a Brick (1972). Ambicioso experimento poético musical (para algunos críticos incluso pretencioso) de Ian Anderson que se ha convertido con el paso del tiempo en una de las más grandes obras maestras no sólo del progresivo sino del rock todo. Una suite de folk-prog con una riqueza musical fantástica, en la que la guitarra acústica y la flauta de Anderson juegan un papel esencial. A pesar de sus más de 40 minutos de duración, se incluye aquí completa por si usted la desconoce. Atrévase a escucharla, la disfrutará.


7.- “Supper’s Ready”. Genesis. Del álbum Foxtrot (1972). La composición podría considerarse como una suite de siete canciones unidas por puentes que la unifican, a pesar de los constantes cambios instrumentales y las notables variantes rítmicas. Un tema épico que en concierto adquiría dimensiones teatrales, gracias al histrionismo de Peter Gabriel al frente del escenario. Uno de los indiscutibles highlights de Genesis en su mejor etapa como conjunto y con su alineación más memorable.


8.- “Lady Fantasy”. Camel. Del álbum Mirage (1974). Un bello, lleno de gracia y a la vez potente tema de este grupo británico quizá no tan popular (a pesar de ser contemporáneo de los grandes del progresivo clásico), aunque sí con seguidores de culto en todo el planeta. “Lady Fantasy” es un espléndido ejemplo de su música.


9.- “Dogs”. Pink Floyd. Del álbum Animals (1977). Elegante incursión de Pink Floyd dentro de uno de sus mejores y más subestimados discos. Un tema críptico e intrincado que originalmente se llamó “You Got to Be Crazy” y cuyo solo de guitarra, obra de David Gilmour, al minuto cinco es una de las cumbres de este guitarrista. Diecisiete minutos del mejor y más acompasado (e hipnótico) rock progresivo, ladridos de vocoder, obra de Richard Wright, incluidos.


10.- “2112”. Rush. Del álbum 2112 (1976). No podía faltar Rush en esta lista y para ello incluimos uno de sus temas más emblemáticos y elefantiásicos. Composición de temática futurista y distópica que cuando se grabó originalmente tomó al trío canadiense en su transición del rock duro al progresivo. Aquí una versión del 2012 en concierto, cien años antes de lo que relata la letra de la canción y con un Neil Peart (lo mismo que sus compañeros, el bajista y vocalista Geddy Lee y el guitarrista Alex Lifeson) en plenitud.


10+1.- “Inca Roads”. Frank Zappa. Del álbum One Size Fits All (1975). ¿Llego Zappa a hacer rock progresivo? Pongo este intrincadísimo y fascinante tema como extra de la lista de diez porque a mi parecer cumple con todos los cánones del prog rock. Lo dejo de tarea a los puristas. De cualquier modo disfruten esta versión en concierto (monstruos de plastilina incluidos).