Conocida en México con el absurdo título de Buscando mi destino, la icónica y legendaria película de culto Easy Rider, dirigida por Dennis Hopper y protagonizada por él mismo (Billy) y por Peter Fonda (Captain America), está cumpliendo medio siglo de haber sido estrenada para convertirse, instantáneamente, en uno de los grandes hitos cinematográficos de la década de los sesenta. Esta gran road movie —que narra las peripecias de dos motociclistas que recorren las carreteras del sur de los Estados Unidos, para llegar a Nueva Orleans y asistir a la fiesta del Mardi Gras— cuenta con el añadido de una fantástica y más que representativa banda sonora, con una decena de canciones por parte de grupos tan importantes como The Byrds, Steppenwolf, The Band y The Jimi Hendrix Experience, entre otros, los cuales cedieron los derechos de sus composiciones para que esta cinta independiente pudiera ser realizada. He aquí los diez temas de este filme que hoy se encuentra disponible en la plataforma de Netflix.


1.- “Born to Be Wild”. Steppenwolf. La canción emblemática de Easy Rider y la canción emblema de Steppenwolf. Un canto a la libertad y a la rebeldía tal como eran concebidas en los años sesenta. Además, la primera ocasión en que se mencionó la expresión heavy metal en la historia del rock, antes de que existiera propiamente el género: “I like smoke and lightning / Heavy metal thunder / Racin’ with the wind / And the feelin’ that I’m under”. Un clásico absoluto.


2.- “The Pusher”. Steppenwolf. Si Steppenwolf, con todo y su grandeza artística, permanece en la memoria de muchos es en buena parte gracias a su participación musical en Easy Rider con un par de temas. El segundo es el sensacional y casi hipnótico “The Pusher”, un airado reclamo contra los traficantes y vendedores de drogas duras, aunque una reivindicación (muy actual hoy día) del consumo de marihuana.


3.- “The Weigh”. The Band. Una hermosura, una pieza clásica del mejor folk rock, gran composición de otro grupo de leyenda: The Band, con el gran Robbie Robertson a la cabeza. La finura encarnada en este quinteto canadiense.


4.- “I Wasn’t Born To Follow”. The Byrds. Más folk rock del bueno con uno de sus exponentes fundamentales: The Byrds. Una canción con una letra muy hippie y perfecta para ser escuchada mientras se viaja por la carretera. En síntesis: una preciosa road song.


5.- “If You Want to Be a Bird”. The Holy Modal Rounders. Un grupo del Greenwich Village neoyorquino que ha sido olvidado prácticamente por completo. Su folk psicodélico no deja sin embargo de ser curioso, tal como lo ejemplifica esta entre circense, cantinera, muy honky tonk y un tanto desafinada “Si quieres ser un ave”.


6.- “Don’t Bogart That Joint”. Fraternity of Man. Una simpática canción country por parte de este quinteto californiano, en la que el de la voz cantante le pide a su amigo que no se quede con el carrujo de yerba y lo role (“don’t bogart that joint, my friend / pass it over to me”). Un tema total y graciosamente macizo.


7.- “If 6 Was 9”. The Jimi Hendrix Experience. No es la mejor versión de este espléndido tema de Hendrix, contenido en su álbum Axis: Bold as Love (1967), una genial canción sobre el valemadrismo (“If the sun refuse to shine / I don’t mind, I don’t mind / If the mountains fell in the sea / let it be, it ain’t me /… / Now if 6 turned out to be 9 / I don’t mind, I don’t mind / If all the hippies cut off all their hair / I don’t care, I don’t care / ‘cos I got my own world to look through / And I ain’t gonna copy you”). La versión original al parecer no está autorizado para YouTube, lo cual es una lástima.


8.- “Kyrie Eleison / Mardi Gras (When the Saints)”. Electric Prunes. La canción que cubre la llegada de Billy y Captain America a Nueva Orleans. Electric Prunes fue un grupo de garage y acid rock originario de Los Angeles que no tuvo demasiada trascendencia, pero quedó inmortalizado al ser incluido en la banda sonora de Easy Rider con este místico y psicodélico corte.


9.- “It’s Alright Ma (I’m Only Bleeding)”. Roger McGuinn. El gran líder de The Byrds y su versión a esta composición clásica del periodo folk-acústico de Bob Dylan. El sarcasmo poético de “Todo está bien, nena, sólo estoy sangrando” queda como anillo al dedo dentro de este singular soundtrack y su parte final (y el del filme).


10.- “The Ballad of Easy Rider”. Roger McGuinn. Una preciosa balada folk compuesta por el propio McGuinn y una de las canciones que quedan como testimonio de una década tan movida como sacudidora, tan revolucionaria como contradictoria, que se aproximaba a su final y de la que Easy Rider representa una muestra fílmica más que digna y fidedigna.