Olvidada por muchos, ignorada por otros, recordada por pocos, la emblemática rubia hollywoodense más o menos ingenua, más o menos sensual, falleció el pasado 13 de mayo, a los 97 años. De ella decía Groucho Marx: “Soy tan viejo que todavía recuerdo cuando Doris Day era virgen”. Más famosa como actriz que como cantante, grabó sin embargo una gran cantidad de discos, en especial durante las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta. Dueña de una voz estupenda, fue el sueño húmedo de muchos hombres de la clase media blanca más convencional de la llamada Unión Americana, quienes la miraban como la esposa ideal (aunque en la vida real tuvo cuatro matrimonios, todos tormentosos). He aquí una decena (más uno) de temas representativos de lo que fue la carrera musical de esta diva del conservadurismo estadounidense.

Doris Day

Doris Day, Aquarium, New York, N.Y., ca. July 1946.
William P. Gottlieb Collection (Library of Congress). Dominio público.


1.- “Dream a Little Dream of Me”. Un clásico del cancionero musical de los Estados Unidos. Day realiza una interpretación limpia y ciertamente hermosa y su voz luce en todo su esplendor.


2.- “Sentimental Journey”. Acompañada por la gran orquesta de Les Brown, Doris Day grabó este otro clásico en 1945, a sus 23 años. La versión del video (una joya) es la de un reencuentro entre ella y Brown en 1985. Como se ve, el jazz no le era ajeno.


3.- “Que sera sera”. Quizá la canción más famosa de esta intérprete. “Que sera sera, whatever will be will be”, canta ella en esta versión de la famosa pieza que, por cierto, no es de origen italiano como muchos creen, pues fue escrita por los compositores estadounidenses Jay Livingston y Ray Evans. Cobró especial fama por ser el tema de la película El hombre que sabía demasiado de Alfred Hitchcock, rodada en 1956.


4.- “Perhaps, Perhaps, Perhaps”. Conocidísima composición que han interpretado muchísimos grupos y solistas, desde Nat King Cole hasta Pink Martini y desde el trío Los Panchos hasta el grupo de rock noventero Cake. No obstante, la versión de Doris Day es la más popular, gracias a su gracia y sensualidad.


5.- “Pillow Talk”. Popularísima canción de la Day y tema de la película homónima de 1959, dirigida por Michael Gordon. En México la comedia se conoció como Problemas de alcoba y la melodía pegó y fue muy famosa durante la primera mitad de los años sesenta. Realmente una pieza muy divertida y llena de encanto.


6.- “Fly Me to the Moon”. La gran composición de Bart Howard, todo un clásico de la música popular del siglo pasado, cobró una especial relevancia con la estupenda y cálida interpretación de Day. Sin alcanzar la altura de la versión de Frank Sinatra, Doris supo sin embargo hacerla suya.


7.- “Tea for Two”. Doris Day retomó este gran standard escrito por Vincent Youmans e Irving Caesar para el musical No, No, Nanette de 1925. En esta deliciosa versión al lado de Gordon MacRea, para la película que lleva el nombre de la canción, filmada en 1950, la cantante ofrece un momento espléndido.


8.- “The Very Thought of You”. Una preciosidad de canción escrita en 1934 y cantada por gente como Billie Holiday, Bing Crosby y Sarah Vaughan, entre muchos más. La versión de Doris Day forma parte de la película The Man with a Horn, de 1950, dirigida por el maestro Michael Curtiz, en la que alternó con el gran Kirk Douglas en el papel del trompetista del título.


9.- “Secret Love”. El tema de una de las películas más conocidas que protagonizó Doris Day, nada menos que Calamity Jane, un western dirigido en 1953 por David Butler. La pieza ganó ese año el Oscar a la mejor canción original.


10.- “Lullaby of Broadway”. Aunque lejos de la versión de la gran Ella Fitzgerald, Doris Day no desmerece al interpretar esta composición muy jazzy de Warren y Dubin, escrita en 1935. Realmente buena.


+ 1.- “Everybody Loves a Lover”. Este sí fue un éxito exclusivo de Doris Day y el último tema de la cantante en llegar al primer lugar del hit parade estadounidense. Grabada en 1958, la canción de Richard Adler & Robert Allen (inspirada en una frase de William Shakespeare) posee un irresistible beat y un ingenioso juego de voces. Una joya.