El rock en México cuenta ya con más de 60 años. El problema no es si es viejo o no, porque prácticamente en todas sus vertientes se han generado agrupaciones de recambio; si éstas son de calidad o no, esa es otra cuestión. Sin embargo, hay zonas en peligro de extinción y el Rock en Oposición (RIO, por sus siglas en inglés) es una de ellas.

Orkvs se formó en 2011, a instancias de Charly Daniels (percusión y composición) y actualmente se complementa con Ana Claudia Narváez (fagot), Pablo Ramírez (clarinete y composición), Carlos Capilla (cello), Nico Klochkov (violín) y David Sánchez (contrabajo y composición) y su debut discográfico se dio en 2017 con un lanzamiento homónimo editado de manera independiente.

Daniels, fundador de la banda, originalmente era un  percusionista lírico que se inició tocando música balcánica a principios del presente siglo. Luego dejó de tocar un tiempo para después incorporarse a un grupo de son jarocho (Son La Fábula). Fue entonces cuando pensó en un ensamble de música de cámara que pudiera dirigir como si fuera una banda de rock. “Me gustaba Stravinsky, los compases irregulares; Steve Reich, la onda rítmica. Al convocar gente, quien se interesó de inmediato fue Pablo Ramírez y me dijo ‘eso que tú estás buscando ya se hace desde los setenta y se llama Rock en Oposición’. Gracias a él conocí a Univers Zero, Volapuk y me di cuenta de la existencia de bandas en México que habían hecho rock en oposición: Nazca, Arteria”.

Como otros de sus contemporáneos que deciden aventurarse por una senda diferente, la vida de Orkvs —el nombre lo tomaron de un planeta, gemelo de Plutón, que se encuentra fuera de nuestro sistema solar— ha sido complicada: “Nuestro primer toquín fue en un lugar llamado El Polak, casi no fue nadie. Tuvimos público porque era cumpleaños de la novia del violista y ella le cayó con sus compas”.

Orkvs, el disco, es intrincado, complejo, pero no obstante su instrumentación, dista mucho de ser una obra oscura. Hay composiciones como “Paisaje lunar” en la que incluso encontramos ciertas sonoridades del son, elementos que aportan luz en medio de ese paisaje gozoso al pintar tonos grises, opacos. Dice Daniels: “La música que me gusta se me va metiendo y puede salir de un momento a otro en mis composiciones; pero trato de que esto no sea muy consciente. No es intencional que tenga algo de son, pero lo tiene porque lo estuve tocando y escuchando mucho tiempo”.

El sexteto trabaja con piezas completamente estructuradas que se depuran en los ensayos, pero a pesar de esa “sujeción” a una partitura, en la música de Orkvs encontramos apuntes experimentales como “Versus”, una composición de su contrabajista David Sánchez, quien también se hace cargo de ese instrumento en el FAS Trío. “Un ensamble está formado por diferentes individuos y es muy importante que sobresalga esa individualidad y que cada una de esas personalidades afecte toda la música, todo el sonido. David siempre ha tenido una tendencia  más marcada al free jazz, a la experimentación tímbrica; gracias a eso tenemos dos piezas de él que no están  hechas tanto con partituras, sino como un mapa de la estructura. Son altamente improvisatorias, en particular ‘Versus’, que es un solo de contrabajo”, comenta Daniels.

Orkvs abreva de la música del mundo, del folclor de este país, incluso hay momentos en los cuales se allegan de ciertas inflexiones metaleras, una ensalada de géneros que nace de lo que cada uno de ellos ha absorbido desde que les interesó conscientemente la música, así como de sus experiencias en otras agrupaciones con las cuales comparten tiempo, como La Sonora Balkanera, Stereocluster, Exsecror Vecordia y Cuarteto 3+1.

Si bien hay temas experimentales (el citado “Versus”), también hay otros muy sugerentes, como el caso de “Portal”, composición rítmica, vigorosa y con inflexiones de world music en la cual el clarinete marca el liderazgo, para luego dejarlo al fagot mientras los demás instrumentos danzan alrededor o “Ciudad sin nombre” que es misteriosa sin llegar a lo sombrío y en la que se crea una tensión que se alarga-distiende, juego en el cual asoman diversas geografías y nuevos paisajes.

Orkvs ha hecho una apuesta fuerte y ha salido ganadora, pero además de hollar un camino poco transitado, lo importante es su deseo de aventurarse sin pensar en la fama y sí en lo artístico. Un ejemplo a seguir.