Tres bandas se reúnen para celebrar la Noche de muertos, tres propuestas de diferentes partes del globo pero que convergen en la hechura de rock filoso y potente: Earthless, Mars Red Sky y The Cavernarios.

Isaiah Mitchell (guitarra), Mike Eginton (bajo) y Mario Rubalcaba (batería) integran Earthless, trío norteamericano formado en 2001 y que desde entonces, sin perder un ápice de fuerza y velocidad, se ha convertido en una aplanadora que no deja nada en pie en sus directos.

Este año agregaron una nueva placa en estudio a su ya fértil discografía: Black Heaven. Es un disco, como la mayoría de sus trabajos, de filos duros que abreva del krautrock y ocasionalmente recurre al blues, pero cuya sustancia está en la sicodelia ácida. A diferencia de trabajos precedentes, las composiciones son más breves a lo acostumbrado e incluyen voz. 

Se mantiene la potencia, esa cualidad que no admite lugar para las sutilezas, porque estos norteamericanos no gustan de andar por las ramas cuando de hacer música se trata. Si sus álbumes son sesiones de pesadez, ácido, estruendo y energía, sus directos son trepidantes y prueba de ello se encuentra asentada en el doble Live at Roadburn (Tee Pee, 2008), álbum, dirían los millennials, épica, aunque aquí el calificativo puede aplicarse con justeza, porque es un buen indicador de lo que uno puede enfrentar cuando asiste a un concierto del trío: largas exploraciones sonoras lideradas por la guitarra que pueden ir de los 20 minutos mínimo hasta llegar a la hora en donde, por supuesto, no hay tregua para el escucha. No en balde Rubalcaba, quien funciona como portavoz de los oriundos de San Diego, ha sido explícito al señalar que el poder de la banda radica en sus conciertos. 

Por su parte, los franceses de Mars Red Sky, originarios de Burdeos, están integrados por Julien Pres en voz y guitarra, Jimmy Kinatz en voz y bajo y Matgaz en batería. Se formaron en 2007 y luego de cuatro años grabaron su primer álbum, una obra homónima en la que plasmaron su peculiar forma de expresarse por la sicodelia que no apela a la fuerza sino que busca un sonido menos catártico y mucho más melódico e incluso por instantes muy amable con el escucha.

El trío ha editado dos trabajos más de larga duración: Stranded in Arcadia (2014) y Apex III (2016) —de este último se  incluyeron fragmentos en un pequeño filme titulado Alien Grounds, dirigido por Sebastien Antoine— y tres discos EP en los cuales han logrado mantener el mismo nivel de calidad, lo que los ha llevado a alternar con bandas como Sleep y Dinosaur Jr.

Lo suyo no es la explosividad, aunque hay instantes en los cuales sí lo consiguen; más bien sus intenciones son las de crear paisajes sonoros que lentamente te absorben para transportarte a territorios imaginarios y poco explorados, en los que la voz juega un papel muy importante porque imprime un tono etéreo (incluso cercano al pop). Además, las composiciones de los franceses entran más en el rubro de la canción con inclinaciones sicodélicas, pero que logran ese influjo de abrir ventanas a otras dimensiones.

Cierran el cartel, aunque en realidad abrirán la noche, The Cavernarios, una agrupación más orientada al garage que en su sonido incluye algo de stoner y de sicodelia con tres grabaciones en estudio bajo el brazo. Su registro XV años: En vivo en el Alicia habla de su contundencia sobre el escenario y de la energía que despliega el cuarteto cuando encuentra las condiciones idóneas para explayarse.

La noche promete.

Earthless, Mars Red Sky, The Cavernarios y El  WarPig  más El Patas DJ Set, Sala Puebla, sábado 27 de octubre.