Fue un momento cumbre en la historia del rock británico, casi tan importante como la llamada ola inglesa. Los años noventa del siglo pasado vieron surgir en el Reino Unido una serie de agrupaciones singulares, las cuales lograron un sonido pulcro, intenso, de gran finura, incluso con cierto grado de intelectualidad y de afectación muy british, pero a la vez fresco, vital, variado e influido precisamente por aquella ola inglesa de tres décadas atrás. He aquí una oncena de canciones representativas de ese momento, con diez diferentes agrupaciones.


1.- Oasis. “Wonderwall”. Del álbum (What’s the Story) Morning Glory (Epic, 1995). Para muchos, es este el tema musical que mejor representa al britpop. The Edge (de U2) y Alex James (de Blur) llegaron a declarar que es la canción que hubieran querido componer. Un clásico, una pieza inmortal que a más de veinte años de distancia sigue conmoviendo por su emotividad y su perfección armónica y melódica. Enorme composición de Noel Gallagher que nadie pudo haber cantado mejor que su hermano Liam.


2.- Pulp. “Common People”. Del álbum Different Class (Island, 1995). Otra canción quintaesencial del britpop. El tema que puso a Pulp como uno de los principales representantes de este movimiento y a Jarvis Cocker como una de sus máximas estrellas. Suntuosa, exuberante, irónica en su burlona grandilocuencia, sensual y provocativa, “Gente común” es una absoluta maravilla.


3.- Blur. “Song 2”. Del álbum Blur (EMI, 1997). Dicen que es la respuesta de Inglaterra al grunge de Seattle. Tal vez. Lo cierto es que en escasos dos minutos, Blur nos dio un tema al mismo tiempo explosivo y divertido (¡ese fuzz bass a todo tren, tan nirvanesco!), una joya de excelente y ruidoso rock n’ roll. Woo-hoo!


4.- The Verve. “Bittersweet Symphony”. Del álbum Urban Hymns (Hut Records, 1997). Una pieza que causó sensación cuando llegó, al igual que el grupo que la interpretaba, The Verve, y su carismático vocalista, Richard Ashcroft. La enigmática figura que acompaña a toda la canción, marcada por unas cuerdas excelsas convirtió a esta (mini) sinfonía agridulce en todo un himno (aunque The Verve fue acusado con razón de plagiarla de la versión orquestada que la Andrew Loog Oldham Orchestra hizo en 1965 de la canción “The Last Time” de los Rolling Stones, quienes a su vez fueron acusados de plagiarla del tema gospel “This Maybe the Last Time” de los Staple Singers).


5.- Suede. “Metal Mickey”. Del álbum Suede (Nude Records, 1993). Con un sonido seco y duro en lo instrumental (gracias sobre todo a la guitarra de Bernard Buttler), pero al mismo tiempo con una melodiosidad sofisticada (gracias sobre todo a la voz de su front man Brett Anderson), quizá se trate del grupo menos britpopero del britpop, con notorias influencias del glam a la T. Rex, de David Bowie y de los Smiths. Esta es una de sus canciones más representativas.


6.- Elastica. “Connection”. Del álbum Elastica (Deceptive Records, 1995). Cuando Justine Frischmann salió de Suede (de la que fue fundadora) de inmediato quiso formar su propio proyecto y ahí nació Elastica que en ese tiempo sólo grabó este disco. Ayudada por su novio Damon Albarn, Frischmann logró un sonido que debía tanto a Blur como al punk femenino de los setenta (The Slits es una de sus influencias).


7.- The Charlatans. “Telling Stories” Del álbum Telling Stories (MCA, 1997). Aunque alrededor del mundo no fueron tan célebres, en Inglaterra los Charlatans estaban considerados a la altura de Oasis o Blur. Con gran influencia del sonido Madchester (hay muchas similitudes con el lado más rocanrolero de los Stone Roses), este excelente y versátil cuarteto de las West Midlands tuvo en su vocalista Tim Burgess a su cara más visible.


8.- Kula Shaker. “Govinda”. Del álbum K (Columbia, 1996). ¿Es Kula Shaker una agrupación britpopera? Sí y no. Sí, por el momento que le tocó y porque ciertamente tomó elementos de la ola inglesa de los sesenta, en especial de la psicodelia y del amor de George Harrison por la música de la India. No, porque su estilo es muy diferente al del resto de los grupos de este movimiento y sus exploraciones musicales iban por caminos distintos a las de la mayoría de sus congéneres.


9.- Ocean Color Scene. “Hundred Mile High City”. Del álbum Marchin’ Already (MCA, 1997). Grandísima canción, quizá la más conocida de este buen conjunto originario de Birmingham, debido a que formó parte de la banda sonora de la divertida película Lock, Stock and Two Smoking Barrels de Guy Ritchie. Una joya vertiginosa e imparable.


10.- Supergrass. “Alright”. Del álbum I Should Coco (Capitol, 1995). Aunque no puede considerarse como un grupo efímero y este tema no es el típico one hit wonder, Supergrass no trascendió como otros grupos de este movimiento. Debutaron muy jóvenes y no pudieron evitar cierto aire que recordaba a los Monkees o a los Archies. Algo injusto, porque en realidad eran un buen grupo.


11.- Embrace. “All You Good Good People”. Uno de los últimos grupos britpoperos en aparecer antes del arribo de Radiohead (se dice que la aparición en 1997 del Ok Computer significó el inicio del fin del britpop). Gran influencia de Oasis en este buen proyecto que no trascendió demasiado.


 

 

Un comentario en “11 temas emblemáticos del britpop