Muy pocos lo conocían en el mundo. Aunque fue baterista de uno de los grupos británicos más importantes de los años setenta y de la época glam (me refiero a Mott the Hoople, el cuarteto liderado por el gran Ian Hunter) y aunque llegó a participar al lado de David Bowie, su nombre nunca llegó a ser famoso ni a entrar en las listas de los mejores bateristas de rock de todos los tiempos (nada que ver con la fama de un Keith Moon, un John Bonham, un Ian Paice, un Carl Palmer, un Mitch Mitchell o un Ringo Starr), todos ellos contemporáneos suyos.

dale-griffin-1

De hecho, el propio Mott the Hoople era más una agrupación de culto que de masas. Su gran éxito, “All the Young Dudes”, fue una enorme canción que Bowie escribió y prácticamente les regaló para que la grabaran y se volvieran famosos, al llevarla al No. 3 de la lista de éxitos en la Gran Bretaña de 1972. Luego vendrían otras canciones como “All the Way from Memphis” y “Roll Away the Stone”, pero ninguna alcanzó las alturas de su gran hit, aunque influyeron en bandas que llegarían años después, como The Clash.

Dale “Buffin” Griffin (Ross-on-Wye, Inglaterra, 1948) fue también productor radiofónico y trabajó mucho en las célebres sesiones de John Peel para la BBC de Londres.

dale-griffin-2

En 2006, fue diagnosticado con Alzheimer, pero siguió tocando hasta 2009, cuando cumplió los 60 años. Tras varios años de enfermedad, la muerte lo alcanzó este 17 de enero, un día antes de que fallecieran Glenn Frey (ex The Eagles) y el mexicano Lalo Tex (Everardo Mujica) del grupo Tex Tex.

Cruel ha sido este enero con la música y, especialmente, con el rock.