agosto 28, 2012

Dirty Projectors, cerca de la originalidad

Por Hugo García Michel

En un panorama en el cual desde hace mucho la originalidad es tan difícil de encontrar como, diría el viejo y prácticamente olvidado lugar común, una aguja en un pajar, la propuesta de Dirty Projectors es una de las más singulares del rock actual. Encabezados por Dave Longstreth, quien abandonó la universidad de Yale para dedicarse de lleno a su actividad como compositor, arreglista, guitarrista y cantante del proyecto, estos neoyorquinos habían grabado varios álbumes que los mantenían en el confort del alt-rock. Desde su primer álbum, Morning Better Last!, grabado en 2003, hasta el estupendo Bitte Orca de 2009, los Dirty Projectors crearon un estilo ciertamente distinto, lleno de rompimientos en ritmos y armonías, con melodías que iban de la dulzura celestial a la seca atonalidad, con letras muchas veces herméticas. El estilo de Longstreth en la guitarra era intencionalmente descuadrado y en ocasiones chirriante, mientras que las voces de las casi irreales Amber Coffman y Angel Deradoorian parecían surgidas a la vez del paraíso celestial que del siniestro infierno.

Swing Lo Magellan, el más reciente trabajo discográfico de la agrupación, aparecido el pasado mes de julio, mantiene el intrincado estilo de los Dirty Projectors, pero en esta ocasión con un cierto toque de pop que lo hace relativamente accesible para los oídos un poco más convencionales. El sonido avant-garde del grupo continúa presente, pero las melodías son menos inasibles y los quiebres armónicos menos bruscos. Deradoorian ya no aparece en la grabación, pero Coffman se hace cargo, con plena solvencia, de las vocalizaciones femeninas.

Hay temas asombrosos, como “Maybe That Was It” (parte del solo de guitarra lo hace Longstreth mediante la desafinación de una cuerda), “See What She Seeing” (casi una pieza de cámara, con su hermoso arreglo de cuerdas), “The Socialites” (una absoluta belleza interpretada por Amber Coffman), “Gun Has no Trigger” (escalofriante y conmovedora, con un dejo de psicodelia -ver video) o “Irresponsible Tune” (una paradójica balada, al mismo tiempo vintage que vanguardista, que cierra de extraordinaria manera el álbum).

Imagen de previsualización de YouTube

Dave Longstreth ha sabido entregar otro gran disco y lo ha logrado de la manera más espléndida.

Te recomendamos

5 comentarios a “Dirty Projectors, cerca de la originalidad”


  1. gold price

    Swing Lo Magellan, el más reciente trabajo discográfico de la agrupación, aparecido el pasado mes de julio, mantiene el intrincado estilo de los Dirty Projectors, pero en esta ocasión con un cierto toque de pop que lo hace relativamente accesible para los oídos un poco más convencionales. El sonido avant-garde del grupo continúa presente, pero las melodías son menos inasibles y los quiebres armónicos menos bruscos. Deradoorian ya no aparece en la grabación, pero Coffman se hace cargo, con plena solvencia, de las vocalizaciones femeninas.


  2. Hugo García Michel

    No sé si esté en Mix-Up. La otra opción es solicitarlo a Amazon. Pero vale la pena buscarlo. Un saludo y gracias por leer el blog.


  3. Fernando

    Yo compré algunas canciones en iTunes. Para mí, no hay nada como el CD físico, pero hay que admitir que a veces el formato digital es conveniente.