Makoto Kawabata es un guitarrista forjado a la antigua, criado a partes iguales con la imaginería de los samuráis de su tierra natal, Japón, y el riesgo de los músicos adentrados en la sicodelia primitiva, quienes se desarrollaron bajo las nubes más densas que se cernieron sobre San Francisco durante el llamado verano del amor y a quienes les dio por cultivar un sonido viajero, cósmico, intenso, de largo aliento y en el que uno de los objetivos era perderse en las entretelas de la ecuación música+ alucinógenos.


Kawabata es fundador de Acid Mothers Temple of the Universe (AMTU), colectivo que, desde su concepción, en 1995, se ha dado no a la recreación, sino a la continuación de lo que él ha llamado “extreme trip music” (música viajera extrema), para lo cual ha creado distintos ensambles, según sean sus estados de ánimo: Kawabata Makoto & The Mothers of Invasion, Acid Mothers Gong, Acid Mothers Temple & The Cosmic Inferno, entre otros.   Es un listado de nombres que no deja dudas acerca de sus filiaciones sonoras: sicodelia, krautrock, acidez, experimentación y cuyo trabajo está plasmado en más de un centenar de álbumes en los que hay más constantes que altibajos.

Trotamundos incontrolable, el guitarrista se ha presentado en diversas ocasiones en la Ciudad de México y su próxima visita será con uno de sus proyectos más recientes: Nani & Guru. Se trata de un dueto junto a Nani Satoshima, quien también funge como baterista en AMTU. El debut de esta encarnación, Vovivizm (AMT Family Label, 2018), explora una vertiente electrónica y la cruza con los polirritmos de Nani en un trabajo que si bien parece lejano a otras aventuras de Makoto, en realidad nace bajo un tronco común: el de explorar mundos, hundir el pie en nuevos territorios sonoros y tender ramificaciones con el pasado, al tiempo que busca crear puentes hacia el futuro.

Si bien existe por lo menos un ciento de horas de música en las cuales sumergirse cuando se hurga en la discografía de Makoto, sus directos son de antología (lo cual no quiere decir que todos sean buenos). Es un espíritu libre que cuando pulsa la guitarra parece transportarse a otra dimensión y en cada viaje que propone no hay apuesta segura, aunque dada su experiencia seguramente se llegará a buen puerto, pero no necesariamente el trayecto será  apacible, porque en su música lo importante es cómo se teje el camino, no el sitio de llegada, mismo que siempre será insospechado.

En una noche que se antoja un viaje en la cual el retorno no está asegurado, también pisarán el escenario los hermanos Arturo y Antonio Tranquilino, mejor conocidos como Yokozuna, quienes junto con Alex Otaola (San Pascualito Rey, Cuca, Santa Sabina) presentarán un set improvisado, algo que sólo ha sucedido en contadas ocasiones y que seguramente sacará chispas. Cada uno de estos ensambles  tiene una trayectoria, un camino propio que difícilmente se cruza, así que esto vuelve más atractiva la reunión.

El cartel lo cierra BARDOSS (Baboons After Radiation Drifting on Spiritual Shit), cuarteto fomado en 2013, fundadores del sello digital Wicce Records y cuya música se describe, muy ampulosamente, en un boletín como “inspirada en la reconciliación de las contradicciones, dando paso a planos psíquico-dimensionales influenciados por el neo-chamanismo, la alquimia, la filosofía oriental, una fuertes dosis de psicodelia y ambientes espaciales, apuntados hacia la consolidación de un sonido en constante cambio”. Hasta el momento han grabado un par de discos EP y dos álbumes (uno de ellos un split), en los cuales han combinado la sicodelia y el krautrock en una alquimia volcánica, viajera y a veces cósmica  que los convierte en una de esos exponentes que le dan lustre al subterráneo nacional y de quienes hablaremos con mayor detalle en otro momento.

Nani & Guru, Yokozuna & Alex Otaola, BARDOSS, miércoles 20 de marzo, Multiforo Alicia. Cuauhtémoc 91, Col. Roma.