Cuenta la historia que el 12 de octubre de 1492 los europeos descubrieron el continente americano e iniciaron su conquista. Algunos historiadores dicen que no fue así. No lo discutiremos en este espacio. Lo que sí sabemos es que en 1964 otros europeos, los británicos, invadieron la parte septentrional de América para reconquistarla con música y con algo que se conoció como la Ola Inglesa. He aquí a una decena de esos conquistadores de cabello largo e instrumental eléctrico.


1.- “I Wanna Hold Your Hand”. The Beatles. La canción que sirvió como cabeza de playa para la invasión británica. Los Beatles pisaron tierra norteamericana en 1964 y su presentación en El Show de Ed Sullivan fue la declaración de que los nuevos territorios eran suyos.


2.- “(I Can’t Get No) Satisfaction”. The Rolling Stones. Los Stones irrumpieron en el continente americano con este himno a la insatisfacción y a la rebeldía individual y colectiva. Una dura e inesperada crítica a la sociedad de consumo a la que el público estadounidense no estaba acostumbrado.


3.- “My Generation”. The Who. Otro himno a la rebeldía juvenil, quizás más rudo y seco aún, la canción de Pete Townshend que prefiguró al punk que surgiría, también en Inglaterra, diez años después.


4.- “You Really Got Me”. The Kinks. Dicen que es el más antiguo antecedente del heavy metal. Como sea, los secos acordes de “De veras me atrapaste” fueron como cinco proyectiles que impactaron en las cabezas de toda una generación en Gran Bretaña, los Estados Unidos y el mundo entero. Ray Davies y sus Kinks pasaban lista de presentes.


5.- “She’s Not There”. The Zombies. Finos y con un sutil toque jazzero, los Zombies también formaron parte de las carabelas musicales que llegaron a tierras americanas a mediados de la década de los sesenta del siglo pasado. Esta es una de las piezas que les sirvieron para vender cualquier resistencia.


6.- “For Your Love”. The Yardbirds. Quizá no fue tan notorio en Norteamérica, pero este quinteto de rock-blues con un barniz popero también formó parte de la incontenible invasión inglesa y este tema (con Jeff Beck en la guitarra principal) es uno de los mejores ejemplos de sus capacidades.


7.- “The House of the Rising Sun”. The Animals. El grupo encabezado por Eric Burdon tomó una canción tradicional del folclor estadounidense para darle un cariz eléctrico y convertirlo en un dramático clásico de la historia del rock (y la canción con la que muchos guitarristas empezaron –y empiezan– a tocar su instrumento).


8.- “Gloria”. Them. Otra típica pieza para guitarristas principiantes. Van Morrison y su grupo Them llegaron desde Irlanda con esta poderosa, provocativa y sencilla composición cuyo riff hizo enloquecer a un público ávido de buen rock.


9.- “Because”. The Dave Clark Five. Una muestra del pop británico más dulcificado pero no por ello menos bueno. Por sus armonías vocales, muchos llegaron a pensar en su momento que se trataba de una canción de los Beatles. No era así y logró encumbrar por un momento a este grupo que no tardó en desaparecer del mapa.


10.- “Wild Thing”. The Troggs. Una de las primeras muestras de rock de garage con esos secos acordes que habrían de dar pie a multitud de canciones posteriores. Los Troggs no trascendieron más allá de dos o tres éxitos más, pero esta es su pequeña obra maestra.