240EsperanzaSpaldingCourtesyofMontunoProductionsPhotoBySandrineLee 

El jazz cerró uno de sus ciclos junto al siglo XX y abrió otro con el nuevo. En la reciente espiral ha aparecido la cantante, compositora, bajista, contrabajista y cellista Esperanza Spalding. Una joven maravilla entre cuyo bagaje se cuentan colaboraciones con Joe Lovano,  Patti Austin, Stanley Clark, Mike Stern. M. Ward y Pat Metheny antes de cumplir los veintidós años. Metheny fue quien en su momento indujo a esta artista a integrar el pop, el jazz y la música académica. “Eso cambió mi relación, mi perspectiva de manera radical y determinante”, ha dicho Spalding al respecto.

Las influencias más importantes en la música sincopada de hoy no proceden de sí misma; sin embargo, el género, posee la fuerza suficiente para asimilar dichas influencias y mantenerse fiel a su esencia. Dicho proceder ha sido muy productivo y siempre con un mundo nuevo por recorrer. La autenticidad no se pierde; al contrario, aumenta la interrelación de los sonidos. Con ello surgen nuevas categorías en el género y la positiva sensación de que las cosas, como debe ser, se encuentran en movimiento.

El jazz comenzó a cambiar desde los años cero. En el proceso de abrirse a otros estilos ha dejado de ser jazz, según los puristas, pero para los que no lo son ha expandido sus horizontes. Es más jazz que nunca.

Esperanza-Spalding-300x168
En la música vivimos ya en el tiempo de las mezclas y fusiones. Nadie en su sano juicio saldría a batirse para defender la virginidad y pureza de ningún género. La confrontación entre las músicas populares y académicas es una necedad y la presencia constante de unas en el campo de las otras ha redundado en una interrelación muy diferente y fructífera de la música en general. Oír la obra de Spalding, en este sentido, es brindarse la oportunidad de ensanchar tales referencias. Ella tiene sólo veintinueve años y es una de las realidades más contundentes del presente musical, así como una firme promesa de futuro.

Nació en Portland, Oregon, dentro de una familia de escasos recursos. No obstante, su talento musical la llevó a obtener becas para estudiar en distintas academias (pasando por el estudio del violín y luego del contrabajo) hasta llegar al Berklee College of Music, donde se convirtió a los veinte años en una de las profesoras más jóvenes de la célebre institución y en colaboradora de destacados músicos.

Tras la sugerencia de Metheny, trató de satisfacer el deseo de unir la composición con la improvisación. Dos medios de expresión musical opuestos. Fue su meta estética y su definición del jazz para el nuevo ciclo, como forma y lenguaje hipermodernos, tan familiares y al mismo tiempo tan ignotos y rítmicos, siempre con el deseo de mostrar entre todo ello su propia melodía. Así lo ha hecho desde su debut como solista en el 2006, con el disco Junjo, pasando por Esperanza (2008) y Chamber Music Society (2010), hasta el más reciente Radio Music Society (2012).

En el escenario, esta artista maneja con fluidez tanto lo íntimo como lo colectivo. Con un bello y transparente colorido vocal que revela su elegante estilo al utilizar las texturas y las densidades. Spalding expresa dicho estilo, asimismo, con el contrabajo (en el que muestra una soltura maestra), el bajo eléctrico (con el modelo Fender de Jaco Pastorius o el flamante Godine A-5) y el cello, entretejiendo la voz (y el scat) con las notas en un atractivo tapiz jazzístico de nueva generación que se nutre de géneros adyacentes (funk, soul, folk, bossa nova, world music) para ganar en eclecticismo.

Su canto es del tipo clásico, con preferencia por las escalas agudas: expresivo y ligeramente mimoso, con un despliegue de cierta tristeza. Canta en portugués, inglés y español. Sabe improvisar y tiene swing, además de interpretar las letras con mucha delicadeza. De igual forma ejerce su liderazgo (descentralizado) en el empeño de que todos los miembros de su grupo se luzcan dentro del proyecto que maneje. Spalding posee enormes recursos técnicos y de experiencia musical, al escucha le toca traducirlos en grandes emociones.