Black_Joe_Lewis__The_Honey_BearsPor Hugo García Michel

Vivimos en un mundo demasiado obsesionado por la salud, un mundo demasiado pasteurizado, demasiado higiénico y por lo mismo demasiado hipócrita. La corrección ya no sólo es política y social sino incluso alimentaria. Esto se refleja en todos los órdenes de la vida y la música no es ajena a ello. Por eso no deja de ser reconfortante que aún existan quienes se atreven a desafiar dicha corrección y no se preocupen tanto por grabar discos impolutos, perfectos, con un sonido impecable pero insustancial y, en cambio, vuelvan a hacer canciones llenas de grasa, de óxido, de lodo, de víscera.

Black Joe Lewis & the Honeybears es una banda surgida en la ciudad de Austin, Texas, que en 2007 grabó su primer álbum homónimo y que desde ese momento estableció el que sería su estilo: una mezcla de soul con rock de garage que toma elementos lo mismo de grandes intérpretes legendarios del blues, el soul y el funk como Howlin’ Wolf, Wilson Pickett, R.L. Burnside, Joe Tex, Otis Redding y James Brown que de contemporáneos suyos como The Black Keys, Sharon Jones, Eli “Paperboy” Reed y Jim Jones Review.

Su segundo disco, el fantástico Tell ‘Em What Your Name Is (2009), no hizo sino confirmar el camino elegido por la banda y es ahora, en pleno 2011, que regresa con otro plato suculento: Scandalous.

Black-Joe-Lewis-Scandalous

El sonido de Joe Black Lewis and the Honey Bears puede considerarse retro y nostálgico, pero a pesar de ello (o gracias a ello) está imbuido por una fuerza renovadora y muy actual, esa que sólo encontramos en proyectos como The Dead Weather, The Kills o los ya mencionados Black Keys.

Conformada como una agrupación standard de cuatro integrantes (guitarra, bajo, batería, teclados), la banda cuenta además con una sección de metales constituida por cuatro elementos (en el disco anterior eran ocho) y con todo el viejo y grasoso estilo à la Memphis de la disquera Stax/Volt, lo que le otorga un sonido poderoso y lleno de energía.

Editado por Lost Highway Records y producido por Jim Eno (baterista de Spoon), Scandalous es una colección de once cortes sin desperdicio que van desde la deliciosamente funky “Livin’ in the Jungle” con que empieza el disco, hasta la hipnótica (y para nada religiosa, a pesar del título) “Jesus Took My Hand” que lo concluye. Pero antes hay que pasar por temas como “I’m Gonna Leave You” (con un riff que bien podrían firmar los Black Keys), “Booty City” (un divertido soul-funk al estilo de Edwin Starr y una de las piezas más destacadas del álbum), “Black Snake” (un rock-blues seco, salvaje, fenomenal, con reminiscencias de Blue Cheer), “She’s So Scandalous” (bluesera tonada plena de matices, con un arreglo de metales finísimo y un beat irresistible), “Messin’ (un blues rural con todas las de la ley y un dejo de los Rolling Stones de “You Gotta Move”, vocalización à la Mick Jagger incluida), “Mustang Ranch” (algo así como la versión siglo veintiuno del clásico “Mistery Train” con un toque de zydeco), “You Been Lyin’” (un soul alegre con la participación del grupo de gospel The Relatives), “Ballad of Jimmy Tanks” (canción rítmica y soulera muy en la vena de Stax Records) y el único cover del disco: “Since I Met You Baby” de Ivory Joe Hunter (una balada soul con un curioso arreglo de metales a la Tijuana Brass).

Con Scandalous, Black Joe Lewis & the Honeybears confirman que la música sólo tiene un tiempo y que ese tiempo es el presente. Un gran trabajo.