julio 17, 2012

Música sin egos: T.R.A.M. y Trioscapes

Por David Cortés

Un par de guitarras de ocho cuerdas (Tosin Abasi y Javier Reyes, ambos de Animals as Leaders), batería (Eric Moore, de Suicidal Tendencies) y alientos y percusión (Adrián Terrazas, ex Mars Volta) conforman la paleta sonora de T.R.A.M., un supergrupo conformado por músicos que brillan en sus respectivas bandas, pero que decidieron emprender este proyecto para dar salida  a otras ideas.

La dominante en Lingua Franca (Sumerian Records, 2012), primera producción del cuarteto, es la fusión, una fusión con matices de rock duro que se salpica de elementos latinos gracias al saxofón de Terrazas, un instrumento muy juguetón y que incluso por momentos llega a ser extremadamente melódico (“Seven Ways Till Sunday”).

Por instantes, la nave comandada por Abasi encalla en la fusión a la Return to Forever, aunque con un poco más de energía (“Consider Yourself Judged”); sin embargo, el grupo busca crear una identidad propia y no importa si para ello deriva ligeramente hacia los territorios del free jazz.

Cada uno se muestra como un virtuoso, pero, a pesar de ello, el EP no resulta una atosigante colección de solos o una demostración de manierismos. T.R.A.M. busca funcionar como una unidad; cierto, uno pensaría que más que una entidad de jazz rock, aquí deberían estar trazadas las huellas del metal prog, aunque hay atisbos de éste (“Endeavor”); pero no es así, porque si algo caracteriza a este disco es la pulcritud de las composiciones, el abandono de los egos a favor de la música. Hay instantes, como en la misma “Endeavor”, en los que Adrián Terrazas recurre a la flauta e imprime a la totalidad sonoridades orientales, mientras las guitarras juegan a ser shamizens (instrumento japonés de tres cuerdas).

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

De hecho, el EP está imaginariamente dividido en dos y en su segundo lado, hipotéticamente hablando, los últimos tres tracks abrevan más del jazz que del rock. No faltan los temas de inicio lento, como “Haas Kicker”, cuyo dinamismo arriba a la mitad, pero que orientan su sonido más hacia el jazz rock, incluso hacia la música de zeuhl, misma tendencia que aparece levemente en “Hollywood Singing”. Todo eso convierte a este disco en una apuesta muy interesante.

Por su parte, Trioscapes está integrado por Walter Fancourt, sax tenor, flauta; Matt Lynch, batería, percusión electrónica; y Dan Briggs, de Between the Buried and Me, en el bajo. Su debut, Separate Realities (Metal Blade, 2012), también se encamina hacia la fusión, pero pone el acento en el rock. Su música es más energética, de hecho, el corte abridor, “Blast Off”, es eso: un despegue, la separación de nuestros cuerpos de las sujeciones materiales para adentrarnos en un viaje de cuarenta minutos. Aquí el saxofón  tiene un color más jazzístico, pero el rostro de este trío es muy amplio, no hay una faceta en la cual pueda englobarse, si bien es la fusión la dominante. En un corte como “Separate Realities”, encontramos a los tres adentrados en los territorios del prog metal y Matt Lynch, al utilizar diferentes instrumentos, consigue imprimir movimiento a un corte que por momentos se acerca al Rock en Oposición.

Mientras tanto, “Wazzlejazzlebof” es una demostración de virtuosismo. Es un tema que en sus inicios presenta ciertas inflexiones de música de la India, pero que después vira hacia el rock.   Trioscapes, hace su versión a “Celestial Terrestrial Commuters”, una original de John McLaughlin y, de hecho, podemos advertir que en la música de la banda una de sus influencias primordiales es el guitarrista inglés.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El cierre resulta muy bueno. “Gemini’s Descent” es una composición que exhibe la excelente interrelación entre los músicos; sí, un trío de virtuosos, pero también un trío de músicos capaces de trabajar a favor de la composición. Una melodía en la que el Géminis va efectivamente descendiendo, una imagen que se teje con reminiscencias del King Crimson de la era de  Three of a Perfect Pair. Un excelente colofón a un álbum que marca otras posibilidades para la música de avanzada.

Te recomendamos

Comentarios cerrads.