• Puros y perversos


    Por Eusebio Ruvalcaba Antonio Lucio Vivaldi. El cura pelirrojo, le decían. En señal de respeto y de camaradería ―aunque alguna mujer podía agachar la cabeza a su paso. Porque todos deseaban ser saludados por él. Ser distinguido por un saludo de Antonio Lucio Vivaldi no era cualquier cosa. Se sabía de sus innovaciones violinísticas. Del […]

  • Indiscreciones musicales


    Por Eusebio Ruvalcaba Frédérick Chopin I Se apropió de la esencia femenina. Desde entonces las mujeres andan  erráticas. Se dirigen hacia un punto y de pronto se dan media vuelta. Sin motivo alguno. Por alguna razón que desconocen, ya no pueden tejer ni cocinar. Ni maquillarse para su hombre. Y menos, pero mucho menos, saben […]

  • Unos cuantos músicos, no muchos


    Por Eusebio Ruvalcaba Beethoven. Dicen que Jesucristo le tuvo envidia. Le envió la sordera para silenciarlo. Pero no pudo. Mejor lo hubiera matado. Dicen que a Beethoven se le mira en el paraíso haciendo música. Que es incontenible. Nadie lo invitó y está ahí. Nadie le dijo ven y está ahí. Rodeado de ángeles, arcángeles, […]

  • Iannis Xenakis: el azar y la música


    Por Sergio Monsalvo C. Iannis Xenakis murió en febrero del 2001, hace poco más de diez años, pero el legado que heredó al mundo continúa fructificando. Fue uno de los tantos pilares sobre los cuales se fundamenta la música electrónica, cuya historia no es ni remotamente lineal sino compleja, intrincada y plena de inflexiones, mismas […]

  • Diccionarios de música


    Por Eusebio Ruvalcaba Si de diccionarios se trata, tal vez los menos socorridos son los de música. Pero para quienes somos adictos, los diccionarios proporcionan información clave. De cualquier modo no abundan; quizás esta escasez se deba a que, salvo excepciones, cualquier persona prefiere escuchar música y relajar su espíritu en lugar de investigar, que […]

  • Los caminos de la música


    Por Eusebio Ruvalcaba Mozart, que nació en un descuido de Dios, las notas, que custodian el advenimiento de la muerte, la música, cuyo cómplice es el silencio, Beethoven, que es Cioran en música, Liszt, a quien Brahms despreció, Chopin, que muy a su pesar sigue estrujando, el músico callejero, que nos  recuerda la grandeza de […]

  • La compañía de la música


    Por Eusebio Ruvalcaba I) Música: cuando escucho tu voz revolotear en mi cerebro, despliego las alas y remonto el vuelo. Todo entonces se me revela benigno. Nada perjudicial acaso me acontezca. Impulsado por la armonía de tu nombre, busco la belleza hasta en la menor de las minucias con las que me topo cotidianamente. Desparramas […]

  • Yuunohui’tlapoa’ome


    Por Eusebio Ruvalcaba A la memoria de Omar Rodríguez-Hidalgo, asesinado impunemente en Tijuana. Dice el booklet que acompaña al disco: “(…) Yuunohui’tlapoa’ome, del zapoteco yuu: tierra, nohui: fresco, sin piedras, y ome: dos…, nos expresa y narra un lenguaje evolucionado del ultraserialismo post-Boulez y Stockhausen, un complejo tejido y locución que va más allá del […]

  • Scala: las voces irresistibles de las púberes canéforas


    Por Hugo García Michel Lo confieso: tengo una enorme debilidad por las mujeres jóvenes. Es algo que saben a plenitud quienes me conocen. Las jovencitas me atraen como el néctar de las flores más tiernas y coloridas atrae al torpe y miope abejorro. Si esta confesión me condena a padecer las malas miradas de las […]

  • Consideraciones musicales


    Por Eusebio Ruvalcaba Franz Liszt. Concilió a las mujeres con la música. Hasta cierto punto. Porque las mujeres lo hacían sufrir y la música le reclamaba el abandono. Nadie como él tuvo tanto. Todo lo que aflige al corazón de un hombre fue suyo a manos llenas. Por su genialidad demoniaca al piano. Por su […]