• Ella la(s) musa(s)


    Ahora, cuando ya cuento con más de sesenta años de vida, confieso que tengo muy claro que sin música mi existencia no hubiera tenido sentido. Tanto en las buenas como en las malas, la música ha sido lo que le da razón de ser a todo.