• Bob Dylan, siempre joven


    Sería falso decir que crecí con Bob Dylan y que lo conocía bien desde chica, mi papá lo escuchaba de vez en cuando pero sus melodías no me recuerdan mi infancia; realmente descubrí a Dylan a mis 18 años. En ese momento de mi vida, en que los padres presionan para tomar decisiones que creo que ni siquiera a mis 25 estoy lista para tomar; esa etapa en la que la rebeldía no es una opción sino una regla de vida; esa época en la que todo te conquista, el mundo flirtea contigo y todo es digno de asombro y reacción. Fue ahí cuando conocí a Dylan.