• Alusiones musicales.
    Brahms y Borges


    Siempre me ha asombrado el poema de Borges dedicado a Brahms. Hasta donde tengo entendido, ningún interlocutor de Borges le preguntó por qué no había escrito un poema para Mozart, para Bach, para Beethoven…

  • Plagios


    Hasta donde sé, que es bien poco, en la llamada música académica no se han dado plagios en el sentido de robarse la música de otra persona y capitalizarla como propia. Naturalmente que plagiarse una sinfonía no ha de ser cualquier cosa. ¿Quién se atrevería a cometer semejante atropello?

  • La enseñanza de la música


    Se dice que la letra con sangre entra; de la música podría decirse que ni así. Su aprendizaje es cosa de toda la vida. Pero especialmente en épocas remotas, la enseñanza y el aprendizaje de la música significaban una tortura.

  • Diciembre y la música (II)


    Cualquier día de cualquier mes de cualquier año es bueno para escuchar música. Pero de pronto, por alguna extraña razón, diciembre parece un mes ideal, más apto que los demás, para prestarle oídos al arte de la música. Hay algo en el ambiente, en la atmósfera, que invita a la reflexión o, más que eso, a sumergirse en estanques de tristeza.

  • Diciembre y la música (I)


    Bach se sentía en deuda de Dios. Era un hombre de pensamiento diáfano. Sabía que la gratitud era piedra de toque para alcanzar estados de gracia. No perseguía nada más que ser grato a los ojos del Señor.

  • Ravel resuelto en aforismos


    Maurice Ravel coleccionaba juguetes. Nada insólito para un compositor que hacía del arte sonoro una juguetería musical. Vivía solo y los juguetes colmaban las habitaciones. Como si en ellos viera la ansiada compañía.