• Rodríguez y el ocaso del éxito. De Mandela a Detroit


    A Rodríguez lo escuchamos en el sur de Francia el verano pasado. A sus 70 años de edad, nos tuvo en vilo durante más de dos horas. En el escenario la figura es irreal. Sostiene la guitarra muy baja, con dificultad, canta encorvado. De vez en cuando, el guitarrista y arreglista a su lado le guía la mano hacia el vaso. Sombrero negro de ala, gafas oscuras, su rostro apenas se ve. Es posible que esté quedando ciego. A cada sorbo una canción y la timidez del músico al que aclama un mundo que sólo existía en tinieblas. A Sixto le gritaron “I love you!”