• Staalplaat: cómo manipular a los pájaros para que canten


    Hobijn es músico experimental, artista sonoro y restaurador de la electroacústica. Con Staalplaat Soundsystem, proporciona un soplo de aire fresco al arte conceptual, recordándonos esa arcaica tradición de cien años de las máquinas al hacer ruido. Staalplaat es la plataforma en la que inventores locos y varios tipos de artistas desenfadados, que operan en los más bajos márgenes del mundo del arte, se encuentran.

  • Ariane Pellicer: “sigo siendo punk”


    Fue la primera mujer punk en aparecer en la televisión mexicana en horario estelar en los años ochenta, con el personaje de Nina la Punk (homenaje a Nina Hagen) en Cachún Cachún Ra Ra. Por sus venas corre la sangre del poeta de América (Carlos Pellicer) y de la actriz suicida Pina Pellicer. Ariane es una primera actriz proveniente de la más ruda casta de iconoclastas. Sexy, talentosa y rebelde, continúa siendo punk y se sigue enfiestando como nadie.

  • Vicente Mena: historia de un promotor punk


    Vicente Mena, ibérico punk en las barricadas contra el sistema, coleccionista irredento de discos de acetato, promotor musical, gestador de conciertos masivos, manager de Ana Curra (ex Parálisis Permanente) y fundador de la empresa Frontline, célula que organiza conciertos y giras de artistas españoles e internacionales de géneros tan variados como ska, hardcore, metal y punk.

  • De cómo Ritmo Peligroso rebasó el Vive Latino 2018


    Ritmo Peligroso es una banda que nos recuerda que el futuro no existe, que el presente es ese tiempo en que prospera nuestro arte, nuestra música. Como diría Piro: “Lo que para mucha gente no tenía sentido, para Dangerous Rhythm fue el comienzo de un estilo de vida y de algo que con los años nos cambió para siempre”.

  • Sid Vicious:
    enamorado de una botella de cerveza y un espejo


    No existen extremidades que hayan pisado la Tierra con tanta actitud como las de Sid Vicious con sus botas rotas de motociclista, mismas con las que fue incinerado y después arrojado sobre la tumba de la drogadicta en el cementerio Rey David de Pensilvania, lugar ahora de crápulas, orgías, dipsomanías y lozana sobredosis.