• Hillel Slovak a 30 años de su muerte


    Siendo ya un adolescente, a fines de los años setenta conoció en la secundaria Fairfax a tres jóvenes muy particulares: Jack Irons, Michael Balzary y Anthony Kiedis. Para entonces, Slovak ya tocaba la guitarra y formó parte de una banda llamada Anthym, con Irons como baterista y otros dos compañeros de escuela, Alain Johannes y Chris Hutchinson.

  • El elefante de A Perfect Circle


    Aunque representa un rompimiento con su pasado (algo que ha disgustado a muchos de sus seguidores, sobre todo del sector ultra), lo cierto es que el nuevo disco de A Perfect Circle (APC), el proyecto alterno de Maynard James Keenan (Tool), es tan bueno como sus antecesores, los magníficos Mer de Noms (2000) y Thirteenth Step (2003).

  • ¡Felices 70, querido Brian Eno!


    Wikipedia lo considera “un visionario y un innovador en muchos campos de la música…, alguien muy preocupado por el resto de las disciplinas artísticas, en especial por las instalaciones”.

  • 11 canciones de los 90 con un beat irresistible


    Los noventa fueron una gran década para la música. Después de unos años ochenta tan sobrevalorados (incluso hoy día), la irrupción del grunge, el noise y otros subgéneros en el rock, la electrónica e incluso en el jazz dio como consecuencia el surgimiento de grandes creadores y grandes piezas musicales.

  • No por siempre jóvenes


    El paso del tiempo es inexorable y deja profundas huellas en las personas. Más aún en algunos músicos, cuyo tren de vida en ocasiones los hace envejecer más rápidamente. Veamos aquí a una decena de grupos y solistas tal como se veían en sus años mozos y para quienes no funcionó (al menos físicamente) la fórmula dylaniana del “forever young”.

  • MGMT: diez años en plena forma


    Hubo quienes pensaron (y siguen pensando) que se trata de la típica agrupación (en este caso un dueto) one hit wonder y que después de su gran éxito con la canción “Kids”, en 2007, habría desaparecido del mapa.

  • La vida privada de Tune-Yards


    I Can Feel You Creep Into My Private Life es un disco muy recomendable, muy disfrutable, por su innovador estilo y su irresistible propuesta. Una magnífica forma de empezar el año por parte de Merrill Garbus y su Tune-Yards.

  • Dusty en Filadelfia


    La reciente reedición de A Brand New Me, the Complete Philadelphia Sessions, de Dusty Springfield, debe considerarse como todo un acontecimiento. Grabado originalmente en 1969 y 1970, el material de este álbum nunca había aparecido junto, a pesar de su enorme calidad artística.

  • Everything Everything y su sueño enfebrecido


    Everything Everything elabora una música compleja pero a la vez paradójicamente accesible. Por la parte instrumental, todos sus integrantes son de excelencia, con una sección rítmica sólida y potente y un guitarrista pleno de inventiva.

  • Página 1 de 41234