La Italia de los setenta dejó un gran legado de agrupaciones al rock progresivo. Es, sin duda, su periodo de máximo esplendor, una época en la que lo fino iba de la mano con lo sinfónico. Una banda de dicho periodo que aún se mantiene, a pesar de ires y venires, cambios de nombre, silencio y diferentes alineaciones, es Goblin, liderada por el músico brasileño Claudio Simonetti (1952).

Goblin se formó en 1972 y tres años después comenzó su época dorada, cuando Dario Argento le encargó la banda sonora de la cinta Profondo Rosso, a la que siguió en 1977 el soundtrack de Suspiria. Desde entonces, el nombre de Goblin ha estado asociado al director de cine italiano y de paso al terror.

Sin embargo, en el camino también han existido las disputas y para evitar confusiones, el Goblin que visitará por primera vez la Ciudad de México el próximo 25 de marzo es mejor conocido como Claudio Simonetti’s Goblin y está integrada por el propio Simonetti en los teclados, Bruno Previtali en las guitarras, Cecilia Nappo en el bajo y Federico Maragoni en la batería.

“Acordes y desacordes” charló brevemente con el hombre que ha puesto sus teclados al servicio de algunos de los filmes de terror más importantes de la historia del cine, acerca de su inminente concierto en nuestro país.

Fotografías: Cortesía Claudio Simonetti


Goblin se ha separado en varias ocasiones y ha utilizado otros nombres (Daemonia, Goblin Rebirth). Ahora, para evitar confusiones, se hace llamar Claudio Simonetti’s Goblin. Luego de 40 años, ¿qué te hace seguir en la música?
Desafortunadamente, los Goblins no tuvieron una vida fácil y larga. Después de 1978, nos separamos con la formación original y todos siguieron su propio camino. Afortunadamente, continué trabajando solo con Argento, haciendo muchas otras películas. Intentamos una reunión, pero terminó mal a pesar del buen trabajo realizado. En todos estos años, a diferencia de los otros integrantes de Goblin, siempre he trabajado en el cine y con muchos directores, como Fulci, Bava, Deodato y otros.

Tienes más de 30 álbumes como solista, ocho con Claudio Simonetti’s Goblin, 11 con Goblin, ¿qué hay en el terror que te ha inspirado tanto?
En realidad, cuando comencé a progresar en los años setenta, nunca pensé en convertirme en compositor de música de cine, mucho menos para los filmes de terror. Mi suerte fue que conocí a Dario Argento en 1975, quien estaba buscando una banda de rock para su película Profondo Rosso. De ahí nació todo, mi estilo, tanto con los Goblins como solo, que luego vertí en todas las bandas sonoras que escribí. Sin embargo, nunca hubiera pensado en escribir música para películas de terror, a pesar de que ha sido mi género favorito desde que era niño.

Has trabajado con diferentes directores (Ruggero Deodato, Dario Argento, Lucio Fulci, Sergio Martino, entre otros), ¿con quién te has sentido más a gusto y por qué?
Ciertamente, el director con el que me encontré mejor fue Dario Argento, quizá porque le importa mucho la música, a diferencia de los otros directores que son un poco menos exigentes. Dario me daba buenas sugerencias, pero siempre me dejó libre para escribir lo que yo quería, nunca tuvimos ningún problema al respecto.

¿Cómo lograste que la música que has hecho para cine tenga autonomía y pueda escucharse independientemente de las imágenes?
Siempre he tratado de escribir la música para la película pensando que también tuviera una vida fuera de las imágenes. He tratado de crear música diferente, como si tuviera que hacer un álbum por derecho propio, independiente de lo que suceda en la pantalla. De hecho, cuando toco en vivo, veo que el público escucha mis canciones como si fueran famosas, independientemente de la película.

The Devil is Back es el más reciente álbum de la agrupación, ¿que hay de distinto en él con respecto de los anteriores?
Es un álbum con música inédita, escrita en los últimos años. Dos temas, “Agnus Dei” y “Saint Ange” se remontan a la época de Daemonia, mi banda de principios del 2000; luego quería rendir homenaje a mi padre, Enrico Simonetti [compositor, pianista y director de orquesta], con la canción “Drug’s Theme”, tomada de una de sus famosas bandas sonoras italianas, “Chi?” y “Chi? Pt. 2” y “Solitude” un tema tomado de la película Multiplex, de la cual escribí la música en 2012. Las otras canciones, “The Devil is Back·”, “Brain Zero One”, “Revenge” y “Neverland” son nuevas, escritas en 2019. Naturalmente, estas canciones fueron reproducidas y reorganizadas para la grabación del disco con mi nueva banda.

¿Tienes alguna expectativa de tu próxima visita a la Ciudad de México?
Estamos muy contentos de ir a México. Para mí es la primera vez. Siempre ha sido un país que me hubiera gustado visitar y en donde hacer conciertos. Estoy seguro de que tendremos una hermosa bienvenida de personas cálidas y amantes de la música. Yo soy brasileño y por eso me siento muy cercano a tu cultura.

Claudio Simonetti’s Goblin + Le Orme, 25 de marzo, 20:30 hrs. Auditorio BlackBerry, Puerta Condesa, Tlaxcala 160, Hipódromo Condesa.