El amor y la música. La música y el amor. ¿Cuántas canciones cultas y populares, de todos los géneros, hablan del amor y del desamor? Incontables. Sin embargo, acaba de publicarse un libro que si bien habla de música y habla de amor, lo aborda desde otro ángulo por demás interesante y hasta inquietantemente mórbido: el de las relaciones amorosas dentro del ámbito musical. Esas relaciones interpersonales de corte sentimental que se han dado, se dan y se seguirán dando entre músicos y músicas, entre cantantes y compositores de cualquier sexo.

¿Cuántas parejas de esas ha habido, sobre todo durante la segunda mitad del siglo pasado y lo que va de este? La escritora e ilustradora española Marisa Morea se encarga de contárnoslo en un hermoso volumen de reciente aparición, editado por Planeta.

I Will Always Love You se intitula este libro que nos lleva de la mano para introducirnos a la intimidad de poco más de una veintena de parejas que vivieron apasionadamente el amor y el rompimiento amoroso, aunque algunas lograron sobrevivir a la tormenta y mantenerse juntas hasta el día de hoy.

Combinando dibujo y letra, aunque no con la estructura de un comic, la autora nos da a conocer muchos pormenores de parejas muy conocidas, pero también de otras que no lo fueron tanto, a pesar incluso de la fama de los protagonistas. Muchos saben de los amoríos entre Sonny y Cher, entre Mick Jagger y Marianne Faithfull, entre Bob Dylan y Joan Baez, entre June Carter y Johnny Cash, entre Kurt Cobain y Courtney Love o entre John Lennon y Yoko Ono, todos ellos (y ellas) incluidos en este Siempre te amaré; sin embargo, no han sido quizá tan difundidos los tormentosos affaires entre Nick Cave y PJ Harvey, Miles Davis y Juliette Greco o Ricky Lee Jones y Tom Waits. Eso para no hablar de triángulos amorosos como el tan britpopero entre Brett Anderson (de Suede), Justine Frischmann (de Elastica) y Demon Albarn (de Blur) o el tan sesentero entre los legendarios Leonard Cohen, Joni Mitchell y Graham Nash.

Pues de todo eso nos cuenta (¿o nos chismea?) Marisa Morea con sus encantadoras ilustraciones y sus amenos e irresistibles textos. De ese modo nos enteramos, por ejemplo, de cómo fue que Patti Smith se casó en 1980 con el guitarrista Fred “Sonic” Smith, guitarrista del subversivo grupo de Detroit MC5, y de cómo por ocho años ella dejó la música para dedicarse a criar a sus dos hijos como toda una madre convencional o, yéndonos más atrás, Morea nos narra el breve pero apasionado crush entre Jim Morrison y la cantante alemana Nico, sus experiencias erótico-artísticas en el desierto de California, mientras consumían peyote y escribían canciones y cómo ella se pintó el cabello de color encarnado para tratar de retener al vocalista de The Doors y que no regresara con su novia, Pamela Courson, una pelirroja natural.

No se piense sin embargo que el libro es una especie de TV Notas del rock y otros géneros. Aunque ligero y tal vez no demasiado profundo, I Will Always Love You trata de contextualizar históricamente cada una de las relaciones amorosas que relata, con información sobre los discos que cada músico realizaba o sus trayectorias artísticas. De una manera por demás ingeniosa, la autora sabe entrelazar las historias y conducirnos casi sin darnos cuenta por diversos cambios de tiempos y escenarios.

Ahí están más parejas y sus aconteceres, como la terrible relación entre Ike y Tina Turner, con sus escandalosas dosis de violencia doméstica, o el entrañable (durante los cuatro años que duró) amor lésbico entre Corin Tucker y Carrie Brownstein, en plenos años noventa y en medio del ambiente de las agrupaciones del movimiento Riot Grrrl, amor que dio como fruto la formación del trío femenino de indie punk Sleater-Keaney.

En fin, son muchas las historias que nos cuenta este libro de 130 páginas, editado con gran cuidado y cuya lectura resulta tan aleccionadora como divertida.

PD: Por supuesto, también aparece el momento en el cual Janis Joplin y Leonard Cohen se conocieron en el Chelsea Hotel de Nueva York.