Una de las premisas de la vida contemporánea es la abundancia. Nos hemos acostumbrado, gracias  al desarrollo de las nuevas tecnologías, a vivir en la saturación y sus consecuencias. Una de ellas es la dificultad para elegir, sobre todo porque al abrirse el mundo hemos descubierto que ese nicho antes considerado conocido y hasta ya recorrido, de pronto se revela inabarcable.

No hay corriente musical que no se vea sometida a este aspecto y la electrónica del siglo XXI no se encuentra exenta de ello. En un territorio tan viejo como el mundo mismo, esta música se ve atravesada por diferentes corrientes y en ocasiones conviven una al lado de la otra sin percatarse de su existencia.

¿Por dónde comenzar? Los iniciados no tendrán muchos problemas; son los nuevos adeptos, esas almas a convencer a las que hay que guiar hacia esos parajes en donde hay bestias gigantescas o paisajes inmensos prestos a maravillar a quien decida adentrarse.

Este fin de semana, el auditorio Francisco Breña Alvírez abre sus puertas a quince exponentes, nacionales e internacionales, que ha rato han dejado su huella en estos procelosos mares de sintetizadores, cajas de ritmo y otros artilugios. Es un cartel nada rimbombante, pero es una invitación a bajar a las catacumbas del underground de la mano de una banda como Noire Antidote (Holanda) que explora una vena post industrial con líneas de bajo distorsionadas y de temple oscuro en el que las melodías recurren al neoclacisismo. Es un corpus sonoro oscuro, provocativo, sugerente y con una buena carga de misterio. Música que se escucha mejor cuando el sol se ha ocultado y la bruma nocturna crea espejismos.

Esta propuesta tiene su antítesis en el trabajo del húngaro Kinzo is Here quien, de entrada, se niega a ser reconocido y a tal efecto oculta su identidad debajo de una máscara. Él ha encontrado en las aguas del noise, el electro y el ambient las marcas que lo señalan y, de hecho, el ambient que construye es sombrío; sí, accesible, aunque nada amigable. Su disco In the Arms of the Minotaur (2015) es un indispensable del género.

En un recinto histórico que ha visto pasar sobre su escenario a figuras como José Pablo Moncayo y Silvestre Revueltas y en donde además hay un mural de David Alfaro Siqueiros, así como un vitral con un reconocimiento de Thomas Alva Edison, existen buenas razones para pensar que los espíritus que allí deben flotar serán suficientes para inspirar  a actos nacionales como Oxomaxoma, grupo que en años recientes ha virado de la experimentación y la improvisación libre, a una cauda sonora más estructurada de un post industrial con resabios de la vieja escuela. Bishop, Rabdoll y Álvarez estrenarán en directo algunos temas de Laboratorio para la desocultación sonora de la patamúsica, su trabajo más reciente que apenas ha comenzado a circular.

BLKVOLT Festival 2019 reúne una pléyade de actos. Al lado de Oxomaxoma, destaca también la presentación de Década 2, el proyecto de vida de Mateo Lafontaine que si bien ha editado poca música en formatos físicos, ha logrado construir un aura de leyenda por su música y por la imposibilidad de tenerla. El tecladista, convertido en escritor, tiene en puerta la edición de un libro de crónicas de los años ochenta que, por lo adelantado en su página de Facebook, se antoja interesante.

Dr. Kontra pondrá el acento en crispantes beats. Todavía se recuerda esa máquina mortífera que fue su álbum Sex Magik Ritualcore (2011). Desde entonces se han afilado las armas, el sonido se ha tornado más violento, se le ha concentrado para convertirlo en un instrumento de tortura, la clase de propuesta que siempre te pone contra la pared sin importar si estás preparado o no.

Un par de actos más, serán los DJ sets de Bishop y DJ Dimitri Berzerk. El primero, abierto a todas las tendencias y con esa intuición que posee para detectar lo fino, sin duda construirá uno de los momentos climáticos de la noche; Berzerk, por su parte, reventará la pista de baile a partir de su colección de sonidos synthpop, new wave e IBM.

Black Mass (Grecia), Vj Vortrex, VJ Mysos en los visuales y Rabdoll, Hyperpunk, Vektor 9 y 89+ completan el cartel de estas convulsas aguas.

Bklvolt Festival. Sábado 14 de diciembre. Auditorio Francisco Breña Alvírez. Antonio Caso 45, Col Tabacalera, a partir de las 17:00 horas.