Este sábado 28 de septiembre nos llegó la triste noticia de la muerte de uno de los más importantes intérpretes de la (mal) llamada canción romántica, el dueño de una de las más potentes y melódicas voces de la música popular en México. Vocero esencial del dolor y el sufrimiento que suela arrastrar y arrasar con los corazones de los más empedernidos enamorados y enamoradas, en especial de los más sufridos y azotados, José José representó durante cinco décadas la reivindicación de lo cursi, lo sensiblero y lo masoquista como cualidad sublime y llevó a extremos de melosidad y empalagamiento a varias generaciones que vieron, en las canciones que interpretaba, el vehículo ideal para traducir sus adoloridos sentimientos amorosos y poder sobrellevar así su paso por este valle de lágrimas que es la vida, etcétera. O como dijo alguien por ahí: “Hay quienes aseguran que todo mexicano que se embriague hasta el punto del llanto y la vulnerabilidad terminará por cantar alguna canción de José José, en especial si sufre eso que algunos llaman el mal de amores”.

Gracias a sus imperfecciones y defectos como ser humano y a la existencia tormentosa que llevó y que los medios de comunicación se encargaron de difundir con esmero (sus fallidas relaciones de pareja, sus problemas con el alcohol, sus enfermedades et al), el llamado Príncipe de la canción logró que las multitudes se identificaran con él y lo hicieran suyo. Al punto de que son pocos los mexicanos que no se sepan cuando menos una docena de sus canciones.

A manera de homenaje y sin mayores oropeles, he aquí diez melodías que hicieron de José José, quien naciera en la Ciudad de México en 1948, un cantante a la altura de su propio mito.


1.- “La nave del olvido”. La canción con la que en 1969, hace exactamente medio siglo, José José se dio a conocer, luego de de picar piedra durante algunos años en bares y lugares de poca monta, donde era conocido como Pepe Sosa. Espera un poco, un poquito más.


2.- “El triste”. En 1970, el cantante participó como representante de México en el Segundo Festival de la Canción Latina (antecedente del Festival OTI) con esta composición de Roberto Cantoral con la no sólo ganó el tercer lugar de la competición (aunque muchos aún alegan que merecía el primero), sino que logró la consagración nacional e internacional a sus escasos 22 años de edad.


3.- “El príncipe”. Un tema bastante menor y hasta un tanto babalicón, grabado en 1976, pero que fue el que le otorgó el sobrenombre con el que sería conocido y reconocido.


4.- “Gavilán o paloma”. Uno de los grandes éxitos contenidos en el disco Reencuentro (1977), el primero que grabó para la disquera Ariola. Más de 40 años después, sigue siendo uno de sus temas clásicos.


5.- “Amar y querer”. También de Reencuentro, la tesis de esta famosísima pieza, en la que se habla de la diferencia entre el querer y el amar, es que aunque uno pensaría que lo mejor es querer, ya que se trata de una manera de disfrutar el enamoramiento, en realidad lo ideal (al menos para José José y para el compositor de la canción, el español Manuel Alejandro) es lo contrario: amar para sufrir, porque sólo así se puede apreciar el amor, etcétera.


6.- “Lo pasado, pasado”. De 1978, esta canción de Juan Gabriel trata acerca del perdón y la falta de resentimientos, con su célebre estribillo: “Ya olvidé, ya olvidé, ya olvidé”. Un tema optimista si vemos los parámetros sentimentales josejosesianos. Bueno, hasta un aplauso pide para el amor.


7.- “Si me dejas ahora”. Escrita por el recientemente finado cantautor español Camilo Sesto, José José grabó este tema en 1979 para el disco del mismo nombre. Un himno (¿o anti himno?) a la dependencia emocional y las relaciones tóxicas.


8.- “El amor acaba”. Del disco más exitoso de su carrera, el popular Secretos (1983), escrito y producido por Manuel Alejandro, este corte fue el que más trascendencia llegó a tener en el tiempo, con ese su título ambivalente: ¿el amor acaba, es decir, termina, o el amor acaba, porque acaba con uno? Toda una duda filosófica y existencial.


9.- “Payaso”. Del larga duración Refexiones (1984), la canción fue muy popular en su momento, pero logró un súbito y curioso relanzamiento con la versión que hizo de ella el grupo Molotov, para el álbum Un tributo a José José, de 1998, en el que varias agrupaciones de rock en español realizaron versiones de algunos temas del intérprete.


10.- “40 y 20”. Composición del productor argentino Roberto Livi y tema principal del álbum del mismo nombre, mismo que sería el último trabajo de José José en formato de LP, ante la llegada de los discos compactos. Grabada en 1992, la letra provocó un relativo escándalo al referirse a los amores entre un hombre “maduro” de 40 años y una joven de 20. Una peccata minuta.