Mar adentro en la sangre fue la penúltima grabación de Santa Sabina, un disco que tal vez ya anunciaba la tragedia, porque años después su cantante, Rita Guerrero, fallecía y dejaba un hueco difícil de llenar en la historia del rock que se hace en México. El deceso signó la desaparición del grupo, hasta que hace poco sus ex integrantes comenzaron a agitarse y a realizar presentaciones.

Unos meses atrás, una reedición en vinil de Mar adentro en la sangre (El Club del Rock and Roll) comenzó a circular con el añadido de cortes extras (incluidos en un CD titulado Adentro mar) con lo que se conmemora el vigésimo aniversario de la aparición del disco (en realidad son 19 años, fecha complicada de manejar como efeméride).

El tecladista Juan Sebastián Lach recuerda: “La gestación de Mar Adentro en la sangre se remonta al año posterior a Babel, 1996, año en el que más conciertos dimos con Santa Sabina. Fue a principios de ese año que grabamos el demo que incluimos en el CD de extras. Escuchándolo ahora, se nota que las piezas ya estaban maduras y muy fogueadas en vivo”.

Alex Otaola agrega: “Cuando se dio el proceso de composición del disco, fue cuando se dio la crisis con Patricio; la mitad del álbum la compusimos aún con él, después encontramos a Julio y se compuso la otra parte. Después de Babel hicimos los acústicos con MTV y eso hizo que en los shows ya incorporáramos alientos, cuerdas, sax, cellos y en este disco hubo canciones que se diseñaron de manera que se incluyeran estos instrumentos”.

Poncho Figueroa es categórico al señalar que “la grabación de este disco fue para mí la más chida de la historia de la banda”. Juan Sebastián añade: “Es mi disco favorito y creo que el mejor logrado en términos de producción (lo cual no quita que Símbolos quizá sea el otro más logrado o que algunas rolas de Babel sean de las mejores de Santa). Mar adentro es un momento cúspide en cuanto a la composición y el arreglo de canciones de Santa Sabina, me parece que algunas de sus rolas son las más elaboradas y refinadas del repertorio del grupo. Esto lo delata el hecho de que montarlas en vivo es notoriamente más complicado que con las de otros discos”.

Para la reedición en vinil hubo una reorganización de los temas para adaptarlos al tiempo de duración de cada una de las caras del acetato. Dice Alex Otaola: “Mar adentro es el disco musicalmente más denso de Santa; ahora la música está almacenada en dos placas y cada una está separada en tramos de 19 minutos y eso le genera un fluir distinto a la música”.

Juan Sebastián abunda al respecto: “Añadimos pistas extra que encontramos en los materiales de archivo, como la improvisación que antecede a ‘Agua Fiera’ al principio del lado C. Decidimos añadir el CD de extras, ya que durante las sesiones de grabación teníamos un DAT grabando palomazos, improvisaciones y demás ruidos que íbamos haciendo durante el proceso. De esas grabaciones Alex hizo dos collages y el resto fueron las versiones del demo que creo que valen la pena, porque suenan muy bien y algunas rolas divergen bastante en cuanto a los arreglos y el sonido en general, por lo que pueden ser de interés tanto histórico como musical.”

A quien esto escribe, le genera ruido el hecho de que 19 años después vea la luz esta producción, así que cuando peguntamos por qué sacarlo ahora, Juan Sebastián es enfático: “Lo que me parece importante destacar es que quizá esta sea una versión más definitiva que la original, es decir, que con el tiempo y la distancia (y las ausencias), hay cosas que toman su lugar y que brillan de manera muy distinta en comparación a cuando se hicieron. Me parece que el resultado de esta edición es algo que muestra cosas que no estaban tan aparentes en el disco inicial, que siempre mereció una edición de lujo, en vinil, con todo este cuidado y con un orden musical que destaca una narrativa diferente que me parece musicalmente más adecuada”.

¿Aún hay más cosas en el baúl de Santa Sabina? ¿Podemos esperar alguna sorpresa en el futuro? Poncho Figueroa concluye: “Pues sí, hay más material que quedó por ahí, incluso algunas tomas B de canciones, pero no creo que haya más por lo pronto. Esta edición es lo máximo que podemos hacer en términos de arte con este disco y me parece logrado, porque incluso el audio adquirió un carácter que no habíamos percibido ni imaginado en ese tiempo que lo hicimos”.

Santa Sabina, XXX años, 27 de septiembre. Teatro Metropolitan (Independencia 90, Centro). Con las voces invitadas de Iraida Noriega, Salvador Moreno (La Castañeda), Sandra y Dafne (Descartes a Kant), Carmina Escobar, Renee Moi, Ximena Moreno y el Coro Rita Guerrero.

 

 

Un comentario en “Santa Sabina y su Mar adentro revisitado

  1. Mar adentro en la sangre es la pieza más grande que ha dado el rock mexicano y me atrevo a decir del Rock en español . Es una obra de arte !!