El próximo fin de semana, en diferentes sedes (Teatro Angela Peralta, Museo de la Ciudad de México, Jardín Hidalgo), se llevará a cabo Cantares. Fiesta de trova y canción urbana y uno de los sitios, muy especial y donde habrá de celebrarse el masivo, dada sus connotaciones históricas, será en las islas de Ciudad Universitaria, donde se presentarán Caetano Veloso, Óscar Chávez, Isabel Parra y Tita Parra con Inti Illimani y Fernando Delgadillo.

La encargada de abrir la sesión del sábado 27 será Leticia Servín, para quien esta es una gran oportunidad. Señala: “El festival hace énfasis en lo importante que es el mensaje poético y de resistencia en la canción. Esa tarea del trovador o de la cantora es la del músico que acompaña al pueblo en su dolor y alegría, invita a reflexionar sobre nuestros aconteceres, hablar de temas difíciles como la religión o la violencia que nos invade, buscar esa reflexión con una melodía. Estoy convencida de que la música y la palabra juntas son poderosas y se vuelven trascendentes. Cantares representa una oportunidad de decir que esta canción está viva y ondeando”.

Fotografías cortesía de Leticia Servín

La autora de La fiera borrasca, su más reciente producción discográfica, continúa: “La canción, entonces, se vuelve necesaria, ayuda a decir lo que no se puede hablar, a visibilizar, a sensibilizar, a mitigar este tiempo de tiranos que parece devorarnos. Cantaré sobre el éxodo, la lucha de nosotras las mujeres, la libertad, la justicia, las canciones de mi hijo Dante y un poco de rock para alentar el espíritu latinoamericano. Es necesario comentar que en medio de la lucha femenina por la igualdad, justicia y paridad, en este festival mi  trabajo representa a las mujeres mexicanas cantoras, compositoras, que todos los días se levantan con el mismo sueño que yo: ser escuchadas”.

Leticia Servín sabe bien acerca de las injusticias. Desde hace más de un año, se le ha negado ver a su hijo: “Es triste para mí contarte que me impiden ver a mi hijo por ser músico. La familia de mi ex pareja y él no son capaces de reconocer mi derecho a elegir mi profesión y a ejercerla. Para poder recuperar a mi niño por el camino de la paz y la justicia, voy sin brújula por escritorios de juzgados y fiscalías, sólo para hundirme en una sala de espera infinita entre abogados corruptos y citatorios ignorados. Nuestro país tiene problemas graves de injusticia. Sin profundizar mucho, sólo diré que el sistema de justicia trabaja sobre elefantes ficticios, escabulléndose de responsabilidades, aprovechándose de las víctimas, sacándonos dinero hasta perder nuestro patrimonio, quitándonos de a poco la vida, los hijos, la alegría, la calma, nos hacen perder todo. ¿Quiénes son estos defensores de la justicia?”

A pesar de la pena de no poder estar junto a su pequeño, la cantante no ceja y trabaja con denuedo. Dice: “Estoy haciendo unas canciones nuevas para mi hijo Dante, es el siguiente disco que voy a grabar. Doy talleres de voz grupales, clases personales y lo que más me gusta, dar conciertos. Hace años trabajo para varios documentalistas mexicanos, centroamericanos y españoles, soy parte de su regimiento. También me interesa mucho la composición de canciones en lenguas indígenas, voy poco a poco, es impresionante ese vocabulario”.

Para finalizar, comenta: “Cuando decidí dedicarme de lleno a la música, me puse a estudiar unas canciones para hacer mi debut. Escogí dos temas de David Haro, dos de Jaime López e hice el esfuerzo de musicalizar dos poemas de León Felipe y Jaime Sabines y algunas canciones chuecas que pude poner de pie. Desde entonces celebro esa decisión, porque la música es una gran compañera, medicina para el corazón y calma para el cerebro. Este año cumpliré 30 años de aquel día. Voy a hacer un concierto en mi casa, el Multiforo Alicia, con el amor de aquel entonces y que hoy continúa tan firme como ayer”.

 

 

3 comentarios en “Leticia Servín: la música, esa gran compañera

  1. Grande la Leticia Servin, lastima que aun no se valora lo suficiente su talento. Como persona es grandiosa – Felicidades Lety.

  2. De repente apareció en el escenario en el Multiforo Tlalpan durante el festival Ollin Kan, permanecí hipnotizada escuchando su arte y percibiendo su ser, una mezcla que no había experimentado, que tocó mi entraña. La escuchaba y observaba mientras lloraba. Solo una energía luminosa y un arte profundo pueden ocasionar un efecto tal, desde entonces sigo a la Lety, como si la conociera de siempre, con amor, y no quiero perder uno solo de sus próximos conciertos porque estar presente con esta maravillosa cantautora es la vida y la emoción a flor de piel.