Shaman Herrera es la sabiduría de la montaña que nunca muere, el canto del puma sediento y el paso del cóndor por encima de los bosques solitarios. Es afecto cantado en técnica Khoomii, filosofía de la palabra como fruto en flor, el chamán de la melodía dulce y regeneradora, una caricia al fondo de las almas rotas, un músico que lo dejó todo para sembrar notas y semillas, para ser el discípulo de la cosecha y aprender de la crianza.

Shaman Herrera es un pilar de la canción argentina contemporánea, laureado por Andrés Calamaro y parte fundamental del Tridente de la Nueva Creación, al lado de Maxi Prietto (Los Espíritus) y Santiago Motorizado (Él Mató a un Policía Motorizado). Líder de Shaman y los Pilares, con el que ya ha editado cuatro discos.

Shaman Herrera se ha ido a vivir a la montaña, a la orilla de un río en el medio de un bosque, a cumplir las profecías de sus canciones y a encontrar otras nuevas.

Aquí, una entrevista sobre esta experiencia.

¿Cómo fue tu primer contacto con el canto gutural, fue con las técnicas Khoomii?
Llegué al canto gutural por medio de mi amigo Tulio Simeoni, baterista de Los Hombres en llamas y La Patrulla Espacial. En una clase de acústica que dicta la eminencia de la ingeniería acústica argentina, Gustavo Basso, le mostró a sus alumnos un video del canto Khoomii en una ceremonia en la República de Tuva. Tulio me mostró ese video una tarde en su casa. mientras fumábamos mota y jugábamos al PES. Inmediatamente me puse a probar sacarlo y a la semana lo tenía dominado.

Háblame de la producción de Navidad de reserva (2006), el primer disco de Él Mató a un Policía Motorizado.
No me acuerdo mucho, la verdad. Pasó hace largo tiempo y a los pibes nos los veo hace años, así que no he tenido muchas oportunidades de remontarme a esos recuerdos para actualizarlos y mantener frescas las anécdotas. Lo que recuerdo es que lo mezclamos muy rápido, en una semana, y a la siguiente salió. También puedo decir que es mi preferido de los tres que hicimos juntos.

¿Tú estuviste detrás de ese hermoso himno generacional que es “Av. Corrientes” de Prietto Viaja al Cosmos con Mariano?
 Sí. Y aquí llegaron las noticias de su trascendencia y conversión en himno allá en Mexico y fuimos felices porque es una canción muy hermosa que conmueve el espíritu de los que hablan castellano.

¿Qué representa para ti ese músico fuera de serie que es Maxi Prietto?
Es mi amigo, colega musical al cual quiero y admiro.

¿Qué opinas de su regreso a Los Espíritus?
Opino que la música que hacen es hermosa y que Maxi es el compositor del noventa por ciento de las canciones.

¿Por qué volver a Epuyén?
Porque quise volver a la raíz, a la pertenencia verdadera, a la tierra y a la paz.

¿Qué piensas acerca de lo que se dice sobre “El triangulo de la nueva creación”, conformado por Santiago Motorizado, Maxi Prietto y Shaman Herrera?
Nunca escuché sobre esa teoría. “Chango” (Santiago) y Maxi son dos increíbles artistas, así que estar junto a ellos en cualquier equipo es un orgullo para mí.

¿Cuál es la mayor enseñanza que te han dejado las montañas?
Llueve en la montaña, ríos de esperanza que rápido se escapan del frío de la cumbre. Vuela allá en lo alto, casi es invisible, el cóondor que vigila las nieves infinitas. Y aquí estoy, esperando junto al inmenso lago el canto de los pumas que bajan a tomar agua.

¿Qué sentiste la primera vez que escuchaste a Tom Waits?
Que me invitaban a un bar en un sótano oscuro y húmedo a escuchar a un borracho que canta las verdades de los que no tienen expectativas y se nutren del presente y sus recuerdos.

¿Qué es para Shaman Herrera ser padre?
Es tener la tarea de acompañar y nutrir a la felicidad encarnada en una persona que representa, desde antes de nacer, el deseo y la esperanza de un mundo mejor, más justo y sin miedo.

“El hombre debe entonces caminar en cualquier dirección. El viaje será corto o largo, según su fuerza de voluntad. Un hombre de voluntad fuerte hace viajes cortos. Un hombre débil, indeciso, viaja largo y con dificultades. Después de este viaje, el hombre llega a una especie de meseta”, escribe Carlos Castaneda en Las enseñanzas de Don Juan (1968). ¿Cómo es el viaje de Shaman Herrera?
Mi viaje es interno sempiterno e infinito. No hay a dónde llegar.

¿Aún tienes la mirada puesta en el sur?
 Todas los días abro la cortina y veo las montañas de la Patagonia, respiro el aire de las montañas, fresco y puro. Siembro la tierra con las semillas que aquí se producen y como las verduras que aquí se cosechan. Mi música y mi manera de sentir el mundo es imposible abstraerla de este sentimiento de pertenencia.

¿Cuál es la narrativa detrás de El primero es el último (2018), álbum de Shaman y los Pilares de la Creación?
El fin de la entropía y la vuelta a la semilla. El eterno retorno aplicado a diferentes estados y situaciones narradas en las canciones. El entrecruzamiento del sentimiento del fin de algo con el sentimiento del principio de otra cosa.

¿Cómo fue componer la música del filme Arriba quemando el sol (2014) de Lusiana Anderson y Roberto Barnasconi?
Una hermosa experiencia, fue la primera vez que fui convocado para hacer la música de una película, así que le puse mucho amor. La película me parece hermosa, llena de poesía.

¿Se puede modificar o alterar la realidad por medio de la música?
Creo que se puede alterar la realidad con cualquier actividad que se haga con la conciencia para el bienestar del otro y de la naturaleza.