El milenio apenas avanza y en la ciudad de Tijuana, Nortec se encuentra en apogeo. No sólo la mezcla de música norteña con la electrónica baña el país, sus ondas, totalmente expansivas, inundan el mundo. No obstante, no todos los tijuanenses, al menos no todos los músicos deseosos de hacer música con sintetizadores y máquinas, comparten la idea de cruzar tubas y acordeones con sampleos y otras técnicas digitales.

Bajo ese impulso nació Static Discos, sello asentado en la ciudad fronteriza que hace poco tiempo llegó a un centenar de referencias y que lo celebró precisamente con el lanzamiento de un corte de cien segundos, una colaboración entre Murcof y Fax, cuyo arte, diseñado por el mismo Fax, es un tributo que hace referencia a los primeros dos lanzamientos del sello, Resonancia y Martes, de Fax y Murcof respectivamente, aparecidos en 2002.

La iniciativa de Static Discos, que comenzó como un sello dedicado a la manufactura de discos físicos caracterizados por su delicado cuidado en el arte de sus portadas, fue de Ejival, gran conocedor de la escena electrónica y productor del programa radiofónico Himnos para la deriva, y de Rubén Tamayo, diseñador gráfico que divide su tiempo entre lápices, pinceles y la música cuando se convierte en Fax.

Aquí la charla que Acordes y desacordes sostuvo con Ejival acerca del arribo de Static Discos a la centena de registros:

Recuérdame, ¿cuándo se fundó Static Discos, cuáles fueron sus objetivos y cuál el primer lanzamiento?
Se fundó a inicios del 2002. Justo en esa época estaba Tijuana a todo apogeo con el tema de Nortec. Sin embargo, Fernando Corona (Terrestre / Sonios) y Rubén Tamayo (Aural) tenían proyectos de música electrónica que no estaban en ese concepto. Entonces decidimos fundar un sello de música electrónica que respondiera a música electrónica experimental. Creo que ese objetivo sigue siendo el mismo hasta hoy.

En estos años, ¿qué ha sido lo más difícil para lograr mantenerse?
Es que los factores que pudieran contribuir a ello (economía, desacuerdos o desánimo) no juegan un papel determinante en Static Discos. Simplemente hemos visto el sello como algo a desarrollar, sin tomar en cuenta el tiempo y objetivos en específico. Es algo que a Rubén y a mí nos gusta hacer. Es parte de nuestra vida. Mientras haya pasión por la música, así permanecerá.

El público, los consumidores, ¿son más nacionales o extranjeros?
En un inicio lo enfocamos hacia afuera y logramos un impacto en algunos lugares, Japón en particular. Pero ahora siento que el público es más nacional. Se volteó la tortilla. Aún así, nos consideramos un sello internacional.

En este lapso la música electrónica se ha transformado, ¿cuáles son los principales cambios que para ti se han registrado?
Ha sido muy difícil encajar en el modelo digital que cambia y cambia sin definirse. Desafortunadamente, parece que el streaming fue el que ganó. Digo desafortunadamente porque es el modelo que menos beneficia a los músicos. Cuando vendíamos música física, el resultado era mejor para todos.

¿En el ámbito nacional ha habido evolución? ¿Cómo se ha manifestado?
Sin duda hay una gran evolución. Desde los que escuchan hasta los que producen música. Es un aspecto bueno de la tecnología digital: que ha logrado acercarnos a más gente. Hay más entendimiento de lo que hacemos, ya no lo tenemos que explicar. Antes era “somos una disquera independiente de música electrónica minimalista” y con eso los perdías. “¿Pero no usan sombrero?”, nos contestaban.

Una característica de tu sello ha sido la estética de las portadas. El paso a lo digital ha hecho que ese arte no sea igualmente apreciado que antes, ¿qué opinión tienes al respecto?
Sí, estoy de acuerdo. Y es una lástima. De hecho, vamos a tener una exhibición del arte de Static Discos en la Casa de la Cultura de Tijuana. Para dar una idea de que el arte es tan importante como la música misma y que en cierta medida eso le da identidad al sello. El problema con servicios de streaming como Spotify es que ellos pretenden ser el sello, causar esa percepción. Es por eso que no puedes hacer búsquedas por sello discográfico ahí. Tampoco te permite expandir las portadas a buen tamaño.

 Con cuál de tus producciones recomendarías que se iniciara quien se acerca al sello por vez primera.
Las primeras tres: Fax (Resonancia), Murcof (Martes) y Duopandamix (Afternuclearbomb). Creo que de muchas maneras siguen siendo relevantes y no han envejecido en estos 17 años.

Acaban de lanzar su título número cien, ¿cuál fue la sensación que te embargó al verlo publicado?
Pues el lanzamiento en sí es una reflexión. Es un track de cien segundos realizado por Murcof y Fax que invita a dejar todo durante esos cien segundos y realmente escuchar. Dejar el barullo digital y concentrarte por cien segundos. ¿En realidad es mucho pedir?

Finalmente, ¿podrías mencionar tu top 5 de Static Discos?
Qué difícil me la pones, pero recomiendo estos cinco:

Murcof – Martes.
Pepito – Everything Changes.
Fax – The Changing Landscapes.
Camille Mandoki – We Used to Talk for Hours.
Gaspar Peralta – Entre el clamor acoro de las estrellas del alba.