1989 fue un año bisagra, un año en el que el rock de los ochenta (tan entrañable para algunos, tan repelente para otros) empezó a dar lugar a un rock más agresivo y contundente, con el retorno al uso de las guitarras y una dosificación de los instrumentos sintetizados. Pronto llegarían el grunge y la explosión de MTV, pronto llegaría la década de los noventa y con ella un fuerte cambio global en la música, las artes y la cultura popular toda.

Depeche Mode, fotografía de Nir Nussbaum bajo licencia de Creative Commons.


15.- “Love Shack”. The B-52’s. Proveniente del disco Cosmic Thing, esta pieza es quizá la más representativa de los B-52’s a lo largo de su carrera. Producida por Don Was, se trata de una composición desenfadada y bailable, con grandes armonías vocales y esa ironía presente en casi todas las canciones de este grupo de Athens, Georgia.


14.- “Janie’s Got a Gun”. Aerosmith. Gran tema de Aerosmith, perteneciente al excelente álbum Pump. Un rock lento y complejo, escrito por Steven Tyler y Tom Hamilton que originalmente iba a llamarse “Danny’s Got a Gun”, en referencia a una amiga personal de Tyler, pero como la letra está inspirada en una ola de crímenes ocurrida en aquella época, prefirió cambiar el nombre. La introducción instrumental de diez segundos, llamada “Water Song”, es obra del multi instrumentalista Randy Raine-Reusch.


13.- “Good Thing”. Fine Young Cannibals. Estupenda pieza de este grupo inglés que alcanzara mucha popularidad a fines de los ochenta para luego desvanecerse. “Good Thing” es contagiosa en su figura rítmica que se sostiene todo el tiempo con piano, bajo y batería en seco beat cuasi jazzero que va variando y suavizándose para retornar circularmente al ritmo inicial. Fue el tema musical de una muy divertida película de Barry Levinson, Tin Men, con Danny DeVito y Richard Dreyfuss (conocida en México como La guerra de los vendedores).


12.- “If You Don’t Know Me By Now”. Simply Red. Aunque no trascendió en su momento (el real éxito de esta canción se dio hasta 1972, en voz del grupo Harold Melvin & the Blue Notes), la versión de Simply Red a este hermoso y acompasado soul escrito por Kenny Gamble y Leon Huff posee una fuerza y una intensidad que la voz de Mick Hucknall lleva a grados superlativos. Un gran tema.


11.- “Sowing the Seeds of Love”. Tears for Fears. Beatlesca y sicodélica, esta estupenda canción posee tintes políticos en su letra, ya que critica a la primer ministra británica Margaret Thatcher luego de ganar su tercera elección. Escrita por el líder de Tears for Fears, Roland Orzabal, se trata de una de las mejores piezas del grupo en su historia.


10.- “We Didn’t Start the Fire”. Billy Joel. Una de las canciones más emblemáticas de Billy Joel, en la que narra diversos acontecimientos sucedidos entre 1949, el año en que nació, y 1989, el año en que apareció el tema, como parte del disco Storm Front. Cierto que su estructura es un tanto repetitiva, pero la composición es vivaz y contagiosa. Un clásico.


9.- “So Alive”. Love and Rockets. Una especie de glam rock con dark, sensual y acompasado, posiblemente el tema más popular de esta agrupación inglesa formada en 1985 por el gran Daniel Ash, quien provenía nada menos que de Bauhaus (de hecho, se dice que Love and Rockets surgió de las cenizas de Bauhaus, aunque con un sonido más sencillo). Excelente pieza, muy representativa de finales de los ochenta.


8.- “You Got It”. Roy Orbison. Una hermosa composición de Orbison, contenida en su álbum No. 22, Mistery Girl. Lo triste de la historia es que cuando apareció en disco, el gran intérprete y compositor tenía algunos meses de fallecido. El único registro que se tiene de haberla interpretado en concierto es el del 6 de diciembre de 1988, cuando la cantó en el festival Diamond Awards, en Amberes, Bélgica y que podemos ver en el video que aquí presentamos. Una triste y sin embargo bella despedida.


7.- “Dr. Feelgood”. Mötley Crüe. Cuando este salvaje y anárquico grupo de heavy metal y glam metal lanzó su quinto álbum homónimo, este fue el tema que sirvió como punta de lanza y de hecho se convirtió en el primer éxito mundial que tuvo en su accidentada carrera. Un rock poderoso y sin demasiadas complicaciones y que muestra a la perfección lo que fue el estilo de Nikki Sixx y compañía. Muy recomendable la película The Dirt que narra la historia del cuarteto y que se encuentra disponible en Netflix.


6.- “Rock and a Hard Place”. The Rolling Stones. Temazo del disco Steel Wheels con toda la fuerza recanrolera de los Stones que poco a poco se iba quitando las huellas del dance y el disco que había impuesto Mick Jagger a lo largo de los ochenta. Todavía hay algunos trazos ochenteros, pero gana el poderío de las sólidas guitarras de Keith Richards y Ron Wood en esta gran composición.


5.- “Fascination Street”. The Cure. Para muchos críticos y seguidores del grupo, el disco Disintegration es el mejor en la carrera de The Cure. Al mismo pertenece esta “Calle de la fascinación”, un tema sutil y elegante, profundo e intenso, con el clásico rock-pop de tintes oscuros del grupo británico y esa larga introducción marcada por el ritmo del bajo. Robert Smith sabe darle al tema una atmósfera ligeramente siniestra que lo vuelve… fascinante.


4.- “Free Fallin’”. Tom Petty. Una de las grandes canciones de Tom Petty, parte de uno de sus mejores álbumes, el excelente Full Moon Fever. Compuesta por Petty y Jeff Lynne, quien en la grabación hace la segunda voz y toca el bajo, la letra hace referencia a una chica del Valle de San Fernando, una zona cercana a Los Angeles, con menciones a lugares emblemáticos de la zona como 101 Ventura Highway o Mulholland Drive. Musicalmente es de una perfección soberbia.


3.- “Higher Ground”. The Red Hot Chili Peppers. Poderosísima versión de la de por sí poderosa composición original de Stevie Wonder. Los Red Hot explosionan de manera impresionante con este arreglo vertiginoso y sin pausas, con un Flea que malabarea con el bajo, un Chad Smith restallante en la batería, un fantástico John Frusciante con su guitarra híper funkie y un Anthony Kiedis tan delirante como de costumbre. Uno de los temas más destacados del disco Mother’s Milk de aquel 1989.


2.- “Rockin’ in the Free World”. Neil Young. Con el álbum Freedom, el enorme músico canadiense logró uno de sus trabajos discográficos cumbres y esta pieza fue la joya de la corona. Un rock pleno de poderío que nació, cuenta la leyenda, cuando se suspendió una gira que Young y su grupo The Restless iban a realizar a la aún existente Unión Soviética y uno de sus músicos, Frank “Poncho” Sampedro, comentó: “ni modo, tendremos que quedarnos a rockear en el mundo libre”. Cuando Donald Trump ganó la presidencia de los Estados Unidos, usó la canción sin permiso en una ceremonia, Neil brincó indignado y le prohibió que volviera a utilizarla. A cambio, se la dio a Bernie Sanders para que la empleara cuando quisiera.


1.- “Personal Jesus”. Depeche Mode. Aunque pertenece al disco Violator, de 1990, esta pieza fue presentada como sencillo un año antes y tuvo una aceptación instantánea. A pesar de sus pocas variantes y su sonido casi mecánico, con un fabuloso riff que se repite ad eternum, logró un gran éxito no sólo entre los fieles seguidores de Depeche Mode, sino en el mundo entero. Inspirada en el libro Elvis & Me de Priscilla Presley, su autor, Martin Gore, la explicó de la siguiente manera: “Es una canción que trata sobre ser Jesús para alguien más, alguien que te da esperanza y atención. Es sobre cómo Elvis fue su hombre y su mentor y cuán seguido eso pasa en las relaciones amorosas; cómo el corazón de todos es en cierta forma como un Dios”. Un tema perfecto.


Si el lector desea conocer una relación más amplia de temas de 1989, lo invitamos a escuchar la siguiente lista en Spotify: