Las grabaciones de John Coltrane para la disquera Prestige han sido reeditadas muchas veces, comenzando con una serie de álbumes de larga duración que se  lanzaron en la década de 1960, tiempo después de que el genial saxofonista dejara el sello.

Fotografía: Hugo van Gelderen / Anefo
Imagen del Archivo Nacional de Holanda, bajo licencia de Creative Commons.

De hecho, Coltrane no estuvo mucho tiempo en Prestige. Fueron sólo tres años: 1956, 1957 y 1958, fecha en la que firmó para Blue Note. En esos 36 meses, publicó entre otros los discos Coltrane (1957), John Coltrane with the Red Graland Trio (1958) y su primer trabajo hoy considerado clásico: Soultrane (1958). Sin embargo, dejó una buena cantidad de grabaciones que la disquera fue editando a lo largo de los años siguientes. Platos como Standard Coltrane, Stardust, Bahia y Dakar aparecieron entre 1959 y 1965, cuando el músico era ya una estrella del jazz.

En 1991, la disquera Fantasy empacó todo ese material en la caja de 16 discos compactos The Prestige Recordings que durante mucho tiempo se convirtió en la colección sine qua non de John Coltrane en ese sello. Tuvieron que pasar dieciocho largos años para que se diera un acontecimiento discográfico similar, con la aparición, en marzo de 2019, de este Coltrane ’58: the Prestige Recordings, el cual, como indica su título, sólo abarca las grabaciones realizadas ese año, lo que reduce el número de discos (esta vez se encuentra disponible como set de cinco compactos u ocho álbumes LP).

El orden de presentación de los temas es estrictamente cronológico y respeta las fechas en que cada uno fue grabado. Poco importa si las composiciones pertenecían al swing o al hard bop, la secuencia es temporal y de ese modo podemos oír y disfrutar la rápida y espléndida evolución del saxofonista. Para cuando escuchamos las últimas grabaciones, tenemos ya a un músico en plena madurez y listo para saltar a las grandes ligas, lo que haría al pasar a Blue Note, donde sólo permanecería un año, pero produciría un álbum extraordinario y una de sus obras maestras: Blue Train (1957). Después vendría su ingreso a Atlantic Records y la grabación de obras fundamentales como Giant Steps (1960) y My Favorite Things (1961), pero esa es otra historia.

De regreso a Coltrane 58: The Prestige Recordings, estamos ante una remasterización muy cuidada, con un sonido impecable, en estas sesiones grabadas en el estudio de Rudy Van Gelder y con músicos de los tamaños del pianista Red Garland, los trompetistas Freddie Hubbard y Donald Byrd, el bajista Paul Chambers, el guitarrista Kenny Burrell y el baterista Jimmy Cobb. Lo que predomina es el bop duro y es una colección clásica más que perfecta para introducirse en el gran jazz de John Coltrane o para volver a disfrutarlo en su esencia más pura y auténtica.