1979 podría parecer un año no muy fructífero dentro de la historia del rock, sobre todo si nos basamos en las canciones más populares, es decir, las que consiguieron los primeros lugares en las listas de éxitos. Digamos que dentro de lo más comercial incluso fue un año hasta deplorable en cuanto a calidad musical. Sin embargo, si empezamos a explorar sobre todo entre los álbumes que aparecieron ese año, nos encontramos con que hubo grandes canciones, así no hayan logrado destacar en el hit parade o en Billboard. Veamos entonces 15 de esas muy buenas piezas. Usted juzgará si valen o no la pena.

The Clash. Fotografía de Helge Øverås, bajo licencia GNU.


15.- “In the Naked Eye”. Greg Kihn Band. Nunca fue un grupo de gran importancia comercial; sin embargo, la Greg Kihn Band poseía un toque muy fino y especial para su rock que de algún modo presagió al brit pop con 15 años de antelación. Kihn es un músico muy interesante, estupendo compositor y su voz resulta por demás grata y amable. La introducción instrumental de esta “In the Naked Eye” curiosamente suena como rockcito mexicano de los noventa. ¿Lo habrá influido también?


14.- “My Sharona”. The Knack. Este sí que fue un éxito internacional en todo lo alto, a pesar de no ser una canción tan buena. No obstante, es un corte que posee los suficientes ganchos para quedarse en la cabeza del escucha, desde su muy característico riff y su repetitivo estribillo, hasta su beat cortante y ese aire de rock de garage que lo vuelve ciertamente atrayente. Un one hit wonder del 79, pero finalmente una pieza que se convirtió en clásica e infaltable en las listas de popularidad.


13.- “Refugee”. Tom Petty and the Heartbreakers. En 1979, Tom Petty y sus Heartbreakers grabaron uno de sus mejores discos: Damn the Torpedoes y este tema fue una de las puntas de lanza del mismo. Con música del guitarrista Mike Campbell y letra del propio Petty, “Refugiado” es una composición poderosamente rockera que 40 años después sigue sonando muy bien.


12.- “She’s Lost Control”. Joy Division. Uno de los mejores cortes de Unknown Pleasures, el álbum debut de este singular e híper depresivo cuarteto londinense encabezado por ese personaje más que peculiar que fue Ian Curtis, quien le compuso esta oscurísima canción a una amiga que padecía epilepsia y que murió al sufrir un ataque de la enfermedad. Post punk de primera generación en esta pieza de producción desnuda y escalofriante


11.- “Rock Lobster”. The B-52’s. Divertidísima canción de este extravagante quinteto mixto nativo de Athens, Georgia, y uno de los más claros exponentes de la new wave. Gran éxito de su disco debut homónimo, “El rock de la langosta” tiene algo de The Cramps y otro algo de The Trashmen, pero con un pop a go-go más lúdico y colorido. De esos temas que provocan una sonriente nostalgia y un insoportable deseo de mover los pies y el cuerpo todo.


10.- “Crawling from the Wreckage”. Dave Edmunds. A pesar de su sonido muy estadounidense, Dave Edmunds es un grande y olvidado exponente del pub rock británico, tanto de solista como al frente de su grupo Rockpile. Nacido en Gales, Edmunds grabó esta muy buena canción de Graham Parker que aparece en su quinto disco, el excelente Repeat When Necessary; claro, de 1979.


9.- “Girl of My Dreams”. Bram Tchaikovsky. Esta canción y el álbum al que pertenece (Strange Man, Changed Man, disco debut de este trío de post punk británico) permanece como una de las joyas ocultas del rock inglés. El plato es fantástico y aunque el grupo no tuvo después gran trascendencia, recomiendo buscarlo y escucharlo completo.


8.- “Heartbreaker”. Pat Benatar. Poderoso debut preochentero el de Pat Benatar con su álbum In the Heat of the Night y este tema que la catapultó a la fama y la situó en la cumbre de las cantantes de aquel tiempo, muy cerca de Chrissie Hynde, Joan Jett y Debbie Harris. Aunque muchos nunca la tomaron demasiado en serio (quizá porque también era modelo), Benatar poseía una gran voz y lo demostraría más adelante con otros muy buenos discos.


7.- “Making Plans For Nigel”. XTC. El grandioso XTC debutó discográficamente en 1978, pero el real éxito llegó al año siguiente con su tercer álbum, Drums and Wires, del que “Making Plans for Nigel” fue su primer y exitosísimo sencillo y, desde entonces, un tema esencial del grupo. New Wave inteligente y lleno de humor el de estos sensacionales ingleses.


6.- “The Logical Song”. Supertramp. Una muestra perfecta del mejor rock pop no sólo de fines de los setenta sino de todos los tiempos. Supertramp hizo de Breakfast in America uno de sus más esplendorosos discos de larga duración, con varias canciones memorables, pero “The Logical Song” posee todos los elementos para ser considerada la joya de la corona.


5.- “Life During Wartime”. Talking Heads. Perteneciente al álbum Fear of Music, esta “Vida durante el tiempo de guerra” es una de las grandes composiciones de David Byrne y compañía, a la altura de temas tan buenos como “Psycho Killer” o “Burning Down the House”. El beat es irresistible y la interpretación, llena de ironía y agudeza, no tiene parangón.


4.- “Message in a Bottle”. The Police. En su segundo disco, el exuberante Reggatta de Blanc, el trío británico consolidó su estilo y usó a este “Mensaje en una botella” como el tema que le abriría camino al álbum. Escrita por Sting, bajista y voz principal del grupo, la pieza narra la historia de un náufrago que arroja al mar una botella para pedir auxilio y amor. Aunque al principio no recibe respuesta y se decepciona, al final llegan a la isla cientos de botellas con su respectivo mensaje y todo se convierte en júbilo. Grande y grata canción.


3.- “All My Love”. Led Zeppelin. Aunque In Through the Out Door no es ni por asomo el mejor disco de Led Zeppelin, es mejor que casi todo lo que otros grupos hacían por aquel tiempo. “Todo mi amor” es una bellísima composición, llamémosla romántica, compuesta por Robert Plant y John Paul Jones un día que llegaron al estudio de grabación más temprano que sus otros dos compañeros. El solo de sintetizador de Jones a la mitad del corte es de una gran hermosura.


2.- “Low Budget”. The Kinks. Esta canción no tuvo el menor éxito comercial. Ni siquiera fue lanzada como sencillo del disco homónimo de los Kinks del cual forma parte. Sin embargo, como diría el gran José Agustín, es un rolón. Se trata de un gran rock, sólido, duro, alegre, irónico, críticamente festivo, con el grupo encabezado por los hermanos Davies en su mejor momento: Ray en la cumbre como compositor, cantante e histrión y Dave en la gloria como guitarrista. El álbum todo es una joya absoluta y esta “Bajo presupuesto” una canción inmortal.


1.- “London Calling”. The Clash. Obra maestra de poco más de tres minutos, “London Calling” es la composición que sintetiza no sólo la historia de The Clash sino tal vez también la historia completa del punk británico. El tema de Mick Jones y Joe Strummer está lleno de energía y convicción, de fuerza y crítica militante que no sólo se refleja en la letra sino también en el ritmo casi marcial de la pieza. Una de las diez canciones más importantes de la historia del rock, por su calidad intrínseca y porque marcó toda una era.


Si el lector desea conocer una relación más amplia de temas de 1979, lo invitamos a escuchar la siguiente lista en Spotify: