El surf rock es un subgénero que goza de gran aceptación en nuestro país. De hecho, existe toda una corriente de surf hecho en México y muchos de los grupos que lo practican (algunos bien, otros muy mal) suelen usar máscaras de luchadores nacionales como El Santo, Blue Demon, El Rayo de Jalisco y varios otros.

Fotografía: Miles Gehm, bajo licencia de Creative Commons.

Podríamos dividir al surf rock en dos vertientes: el instrumental y el que incluye voces. De este último, los Beach Boys fueron los principales exponentes, aunque hubo algunos otros grupos sesenteros que lo practicaron. Temas como “Surfin’ USA” o “Surfin’ Safari”, del grupo californiano comandado por Brian Wilson, o el famosísimo y delirante “Surfin’ Bird”, de The Trashmen (que retomaron los Ramones una década más tarde), son clásicos de aquella época y perviven hoy día.

En cuanto al surf instrumental (que es de hecho el que se toca en México), entre sus intérpretes hay uno que está por encima de todos: el gran guitarrista y creador de un estilo más que identificable, Dick Dale.

Dick Dale murió hace unos días, a los 81 años de edad. El guitarrista bostoniano, conocido popularmente sobre todo por su composición “Misirlou”, la cual fue tomada por Quentin Tarantino para el soundtrack de su célebre película Pulp Fiction de 1990 (y a partir de ahí, sus famosos acordes fueron utilizados en otras películas, anuncios y videojuegos), falleció el pasado 16 de marzo en un hospital del sur de California, sin que se conozcan las causas.

Conocido como “El rey de la guitarra surf”, nació en Boston, Massachusetts, el 4 de mayo de 1937. Su verdadero nombre era Richard Monsour y su familia tenía ascendencia polaco-libanesa. Aunque en sus inicios tocaba música country, los avances técnicos que tuvo la guitarra eléctrica en los años cincuenta del siglo pasado, en especial la reverberación, hicieron que experimentara hasta ir dando forma a ese sonido tan suyo, el cual adaptó a la música surf a principios de la década de los sesenta.

Zurdo de nacimiento, solía tocar siempre a un altísimo volumen pues, según decía, trataba de emular el sonido del océano y pretendía que “los oídos de la audiencia sangraran”.

Su gran amigo, propulsor, protector y casi progenitor Leo Fender, famoso fabricante de instrumentos de cuerda, creó una guitarra y un amplificador que pudiesen alcanzar los decibeles que Dale buscaba en sus composiciones. Así nació la guitarra Fender Stratocaster, lo cual significó un cambio importantísimo, sobre todo dentro del rock y el blues, que sería aprovechado a futuro por muchos guitarristas.

En 1963, Dale alcanzó la fama al interpretar “Misirlou” en el popular programa televisivo estadounidense The Ed Sullivan Show. Se trataba de una melodía con influencias griegas y árabes que Dale tocaba a una velocidad endiablada, golpeando con su púa las cuerdas una y otra vez, de arriba a abajo, en forma vertiginosa y percusiva, casi como en un redoble de batería. También tocó ¡y cantó!, dentro de la misma interpretación en el programa de Sullivan y en forma de potpurrí, “Surfin’ the Wedge”.

Dock Dale sufrió en sus últimos años de distintos problemas de salud. Padeció cáncer, diabetes y problemas en la espalda. Le sobreviven su esposa y representante, Lana Dale, y su hijo Jimmy.

Que su guitarra nunca descanse en paz.