1959 fue un mal año para el rock. De hecho, muchos lo consideran el año en el cual murió el rock n’ roll, debido al trágico fallecimiento de Buddy Holly, el ingreso al ejército de Elvis Presley, el retiro religioso de Little Richard, los escándalos matrimoniales de Jerry Lee Lewis y el encarcelamiento de Chuck Berry. Hace 60 años de todo eso y sí, ciertamente no fue el mejor momento para el género, sobre todo a nivel masivo y sin embargo… Dentro del oscuro panorama de finales de los años cincuenta hubo canciones de enorme calidad. Algunas de las aquí elegidas alcanzaron el éxito, otras pasaron prácticamente inadvertidas, pero todas valen mucho la pena. Este es un panorama cancionero de lo que sucedió en el rock de aquel triste pero musical año 59 del siglo pasado.

Elvis Presley, fotografía de dominio público.


15.- “Pink Shoe Laces”. Dodie Stevens. Balada bobalicona y divertida que en México fue tomada por los Hooligans para lograr su mayor y más perdurable éxito: “Agujetas de color de rosa”. La versión de Dodie Stevens, la original, tiene el encanto de ser interpretada por una voz femenina. Toda una curiosidad.


14.- “Forty Days”. Ronnie Hawkins. En 1959, Ronnie Hawkins era un intérprete poco conocido dentro del rock n’ roll, pero esta composición logró un gran éxito (en México, Los Locos del Ritmo la hicieron suya con el título de “Tan sólo un mes”). Posteriormente, Hawkins derivaría más hacia el country y el blues y en alguna época su grupo de acompañamiento fue nada menos que el legendario The Band.


13.- “Money (That’s What I Want)”. Barrett Strong. Esta oscura pieza de rhythm n’ blues lograría hacerse famosa cuatro años después de que se grabara la versión original de Strong, cuando los Beatles la incluyeron en su disco With the Beatles de 1963. Con todo, el cantante nacido en 1941 en West Point, Mississippi, logró cantarla con gran fuerza y frescura.


12.- “Peggy Sue Got Married”. Buddy Holly. Aunque no fue uno de los grandes éxitos de Holly, esta composición suya (de alguna manera una continuación de su clásica “Peggy Sue”) tiene la importancia histórica de ser una de sus últimas canciones grabadas, ya que ese mismo año de 1959, el 3 de febrero, murió en el fatal accidente aéreo que Don McLean inmortalizaría en su canción “American Pie” con la frase: “El día que la música murió”.


11.- “A Teenager in Love”. Dion and the Belmonts. Escrita por el legendario Doc Pumus, en colaboración con su socio Mort Shuman, “Un adolescente enamorado” fue uno de los grandes hits del 59, gracias a la armoniosa interpretación de Dion y sus acompañantes vocales, los Belmonts. Una grata balada que traerá recuerdos a más de una cabecita de algodón.


10.- “Tallahassee Lassie”. Freddie Cannon. Si decimos la palabra “Popotitos”, la mayor parte de los lectores mexicanos recordará esta canción de Cannon, aunque jamás haya escuchado hablar de él. Los Teen Tops la volvieron popularísima y es todo un clásico del rock hecho en México en su etapa primigenia (y si mucho me apuran, la versión en español, con letra de Enrique Guzmán, es mejor que la original… o al menos más entrañable).


9.- “Sleep Walk”. Santo & Johnny. Santo y Johhny Farina, nombre con el que se promovió a este dueto en México, donde tuvo una enorme aceptación, lograron un enorme éxito con sus arreglos instrumentales de diversas canciones. Los hermanos Farina, de origen italoestadounidense, nacieron en Brooklyn, Nueva York, y su carrera duró realmente poco (su últimos disco de estudio, Santo y Johnny en México, es de 1965). “Sonámbulo” fue su mayor éxito, con su beat adormecedor (o romántico, según se vea).


8.- “A Big Hunk of Love”. Elvis Presley. Quizás el último hit de Elvis antes de enrolarse en el ejército gringo. Un buen rock, duro y agresivo y también sexi que en México tuvo su versión en español (“Un gran pedazo de amor”) gracias a los Locos del Ritmo, todavía con el gran Toño de la Villa en la voz principal, quien logró una gran interpretación que nada le pide a la de Presley.


7.- “Love Potion No. 9”. The Clovers. Sensacional canción de los Clovers que se convirtió en un clásico imperecedero y aunque la versión blanqueada de The Searchers tuvo tal vez mayor difusión, la original posee el sonido rasposo y sensual del mejor rhythm n’ blues. En México hubo una versión muy buena, unos diez años más tarde, por parte de un grupo hoy olvidado: Las Moskas.


6.- “Personality”. Lloyd Price. Grande y contagioso tema, lleno de vitalidad y gracia. A Lloyd, gran cantante de soul,  le debemos también piezas como “Stagger Lee” y “Just Because”, pero fue “Personalidad” la que le dio mayor popularidad. El gran Germán Valdés “Tin Tan” hizo una versión muy simpática y lograda.


5.- “Put Your Head on My Shoulder”. Paul Anka. Melosa y cursi, con un arreglo orquestal demasiado pomposo, como usted diga, pero se trata de una de las grandes baladas de fines de los cincuenta, así como uno de los primeros éxitos de este cantante y compositor canadiense. Por supuesto, la primera referencia es “Tu cabeza en mi hombro”, es decir, la muy buena versión en español de Enrique Guzmán.


4.- “Sea of Love”. Phil Phillips. Uno de esos clásicos que no todos conocen. Bellísima balada soul-pop escrita por el propio Phillips (quien aún vive, a sus 92 años) y que ha tenido multitud de versiones (desde Iggy Pop y The Guess Who, hasta Tom Waits y Cat Power), una de las mejores la de Robert Plant al frente de The Honeydrippers (1984), realmente grandiosa aunque un tanto sobreproducida


3.- “Dream Lover”. Bobby Darin. Dentro de la fiebre de baladistas fresas e inocuos que se dio a fines de los cincuenta y principios de los sesenta, uno de los pocos que se salvaba, por su creatividad y personalidad propia, era el neoyorquino Bobby Darin, músico inquieto e inconformista, estupendo compositor y buen cantante, aunque nunca se decidió por el rock y al final tendió más hacia la música crooner. “Dream Lover” es una de sus piezas más emblemáticas y todo un clásico de la balada pop.


2.- “Poison Ivy”. The Coasters. Gran tema de rhythm n’ blues (¿o es rock n’ roll?) y un clásico definitivo de la época que en voz de los sensacionales Coasters tiene un sabor muy particular. La composición de los espléndidos Lieber y Stoller, creadores de multitud de grandes temas, también cuanta con versiones de los Rolling Stones y, en México, de los Rebeldes del Rock (todos la conocemos como “La hiedra venenosa).


1.- “What I’d Say”. Ray Charles. ¿Es rock, es soul, es rhythm n’ blues, es jazz? Usted caracterícela como prefiera. El hecho es que esta impresionante pieza del gran Ray Charles (quien incursionó en todos los géneros mencionados, además del country y otros) merece el primer lugar entre las mejores canciones de 1959. Su riff de piano es un hito de la música de todos los tiempos. Un feliz corolario para esta lista en la que no están todas las que son pero sí son —sin duda— todas las que están.


Si el lector desea conocer una relación más amplia de temas de 1959, lo invitamos a escuchar la siguiente lista en Spotify:

 

 

2 comentarios en “15 grandes temas del rock de 1959

  1. Tallahassie Lassie es “La Chica Aborotada”, de Los Locos Del Ritmo, no Popotitos, de Los Teen Tops