Vamos con la cuarta de cinco partes de esta lista sobre las canciones del rock nacional que más penita pueden darnos… o no.


1.- “Cómo te deseo”. Mana. Con su famosa línea antipoética “es el pompin pompin de tu corazón” e ilustrada por un video sexista y machista lleno de traseros femeninos, Maná no podía sacarse la influencia musical de The Police en esta cancioncita francamente lamentable.


2.- “Puto”. Molotov. Vista con la perspectiva que permiten los años, esta mala imitación de los Beastie Boys muestra que el éxito que tuvo en su momento se basó sobre todo en la connotación anti gay de su título y su letra, la cual encontró amplio eco entre los “machines” que gustaron de ella y de su incitación a la violencia contra los homosexuales. Sin embargo, más que juzgarla desde la corrección política habría que calificarla por su mal gusto.


3.- “Quién soy yo”. Fermín IV. El hip-hop cristiano del ex integrante de Control Machete mueve más a la risa que a la pena ajena (bueno, a esta también). No es por el contenido religioso de la letra que puede ser muy respetable, sino por la pésima construcción de la misma, literariamente paupérrima, y por su base rítmica de una elementalidad casi infantil.


4.- “El juego de Simón”. Roberto Jordán. Aunque era un cover del bobalicón tema del grupo estadounidense de rock bubblegum The 1910 Fruitgum Company, Roberto Jordán se encargó de convertir lo bobo en pedestre con una interpretación inenarrable.


5.- “In-A-Gadda-Da-Vida”. La Máquina del Sonido. Cover del inusitado éxito de Iron Butterfly, un rock pesado y psicodélico al que La Máquina del Sonido le puso una letra infecta, cantada espantosamente por Armando Molina. Quisieron tocarla “idéntica” y les salió un horror, solo de batería incluido.


6.- “Norte”. Little Jesus. La güeva hecha canción. Así, como lo narra el propio video.


7.- “Nasty Sex”. La Revolución de Emiliano Zapata. Un “clásico” del rock hecho en México y una de las piezas más sobrevaloradas en la historia del mismo. Pésima copia de “Born on the Bayou” de Creedence Clearwater Revival. Mal grabada, pobremente ejecutada, horrendamente cantada, con una letra (¡en inglés!) de un conservadurismo digno de la Constitución Moral obradorista. Se volvió famosa dizque por ser un tema original, pero no soportó el paso del tiempo.


8.- “Le di a Lily”. Los Drágulas. Una de las peores canciones del rock nacional de todos los tiempos. La oligofrenia en su máxima expresión. Nada peor que sentirse chistoso cuando no lo eres.


9.- “Muérete”. Joselo Rangel. La intrascendencia resumida en una canción opaca, mal cantada (¡esa vocecita, esa vocecita!). Dicen que el disco donde venía hizo que una disquera quebrara. Eso dicen.


10.- “El amortiguador”. Sabo Romo. Esta canción fue parte de un disco intitulado Sss. Siempre he dicho que ese álbum debió llamarse Zzz. Aquí está, clarísima, una razón para ello.


Concluirá.