Hoy presenta un disco, mañana trabaja en la producción de una grabación, pasado mañana lo espera el comienzo de una gira. Todd Clouser desconoce el significado de la palabra inmovilidad y cuando le pregunto si no tiene planes para trabajar de nuevo con Renee Mooi, con quien grabara hace un par de años I’m on My Mother’s Side, la respuesta inmediata es: “Estoy en el estudio grabando nuevas canciones para ese proyecto”.

Recientemente, el guitarrista presentó Spirituales, una placa realizada con Alex Otaola que se mantuvo en el baúl durante un lustro: “Hace cuatro o cinco años, cuando Hernán Hecht abrió su estudio, hicimos unas sesiones para inaugurarlo y probar cosas. Alex y yo fuimos con este concepto de tocar música folclórica de los dos países, pero romperla, hacerlo de una manera rara, improvisando y jugando. La grabación estaba allí y hace un par de meses Otaola dijo que quería lanzarla y así apareció”.

Además de inquieto, Clouser gusta de la diversidad. Si en Spirituales el concepto es deconstruir melodías tradicionales de México y Estados Unidos, en Cinema, Music for Unrealized Film, colaboración con el pianista Alex Mercado, la dupla borda las atmósferas y las texturas. “Él y yo hemos coincidido en muchos festivales de jazz; admiro su musicalidad y compuse esta colección de  música para películas no realizadas hace un par de años. Intenté tocarla en diferentes formatos, en trío, cuarteto y al final me decidí por piano y guitarra que a veces es una alineación con varios retos y llame a Alex Mercado para grabarlo”.

Además de sus incursiones por la música instrumental, el guitarrista gusta de hacer canciones y entre sus múltiples colaboraciones destaca América grande, colección de canciones perpetradas al lado de Lázaro Cristóbal Comala: “Vengo de la canción. Cuando comencé, lo hacía con  canciones de Bob Dylan o Hendrix. Al escuchar la música de Lázaro me identifiqué mucho con lo que  estaba haciendo, es un lenguaje folclórico que relacioné un poco con la música de Estados Unidos, blues y folk, pero con letras en español y con su propia  interpretación y esencia”.

En esa veta de la canción, Man with No Country y Boy 44 son un par de trabajos poco conocidos del guitarrista: “Boy 44 es una suite de canciones que hice sobre la tragedia de Ayotzinapa, mientras Man with… es un disco que grabé en New York con muchos músicos con quienes trabajé allí y a quienes admiro por sus canciones. Muchos de mis discos y proyectos son documentos de una búsqueda, diferentes maneras de expresarme, de crear diversos estilos de música”.

Una de las actividades extramusicales de Todd es el enlace que lleva a cabo con el sello discográfico Ropeadope, asentado en Filadelfia y que por la vía de sus división Sur ha lanzado álbumes de La Pingo’s Orquesta, Cienfuegos y Troker, entre otros: “Hice mi primer disco hace ocho o nueve años con esta disquera y en algún momento hablamos de intentar mostrar lo que sucede en México, porque ellos están interesados  en la escena de la música  creativa”.

¿Y A Love Electric? “Es mi proyecto principal, estamos terminando un nuevo disco cuyo primer sencillo va a salir en enero y de allí haremos una gira intensa, como de 30 o 40 fechas, entre México, Estados Unidos y Europa”.

Para cerrar, digo a Todd Clouser si no le cuesta trabajo ir de un proyecto a otro constantemente: “Me gusta hacer diferentes estilos de música, pensar un concepto y honrarlo de la manera más  sincera que pueda, sean canciones, un disco experimental o composiciones muy estructuradas. Amo todos esos estilos de música, sea jazz, ruido o canciones”.