El H.H.H. rock nacional con sus derivados (el rockcito, el rockcitito y su descendente etcétera) no sólo ha tenido momentos vergonzosos, sino que en su amplio caudal de canciones hay muchísimas que resultan de verdadera pena ajena, (des)composiciones en las que campean la miseria creativa, la pobreza artística, la tontería pretensiosa y la estulticia oligofrénica. He aquí la primera de cinco partes de una lista que casi podría extenderse ad infinitum. A su elaboración contribuyeron muchos lectores con divertidas sugerencias, llenas de una muy sana mala leche. Por cierto, el orden numérico no determina el que una canción sea menos peor o más peor que otra. A todas las hermana… la pena ajena.


1.- “El microbito”. Fobia. Una de las letras más bobaliconas en la historia del rock nacional, aunque hay que decir que es una canción muy congruente, pues la música y la interpretación son igual de bobas.


2.- “Chícharos dulces”. Los Rockin’ Devils. Cover de una canción de Tommy Roe a la que este peculiar grupo surgido en Tijuana a mediados de los sesenta, en plena época a go-go, cambió una letra ingenuamente simple para volverla completamente idiota.


3.- “Trasero”. Genitallica. Hasta para ser escatológico, misógino y sexista se necesita tener ingenio, algo de lo cual carece por completo esta cosa burda e impresentable. Una canción escrita, sí, con el trasero.


4.- “Besitos sí”. Los Crazy Boys. El grupo de Luis “Vivi” Hernández y esta cancioncita que de tan simplona igual hasta resulta simpática…, hasta que meten lo de “A la víbora, víbora de la mar”.


5.- “Eliza mi hortaliza”. Enjambre. O sea, ¿cómo? Inenarrable.


6.- “El esqueleto”. Víctimas del Dr. Cerebro. Una canción víctima del cerebro (es un decir) de quien la creó. Oligofrenia bailable.


7.- “Kalimán mortal”. Saúl Hernández. Lo peor es que al parecer el caifán mayor la hizo en serio. Serenidad y paciencia (son necesarias para escucharla completa).


8.- “Futuro”. Café Tacuba. Quizá la peor canción jamás compuesta por los de Ciudad Satélite. Tan fea como el video que la acompaña.


9.- “Aún”. Coda. Cursi la letra, cursi la música, cursi la interpretación. Melodramática y baladesca. Con un breve y pretensiosísimo solo de guitarra a la mitad, como para disimular que quiso ser rock y no lo logró. Ni para el festival de la OTI.


10.- “Quinceañera”. Los Lagartos. Quiso ser una sátira de las fiestas de quince años y termino siendo una sátira de sí misma. O ni eso.


Continuará.