Los paisajes, las leyendas de Baja California y el grupo indígena kiliwa son la inspiración del EP Cabeza de Coyote de Meltí, cuarteto que suma dos años de trabajo constante en Ensenada y en escenarios de Baja California, con una propuesta de fusión de trip hop, jazz, electrónica, rock y folclor.

El grupo está integrado por Karla Alcocer (violín electroacústico, voz y glockenspiel), Joel García (teclado, sintetizador, trompeta y voz) y los hermanos César (bajo y voz) y Julio Beltrán (batería).

Meltí significa coyote (divinidad) en kiliwa. Su forma de producir melodías no está atada a tiempos específicos: un día termina una canción y al siguiente transforma el producto al hacerle arreglos o agregar otros sonidos e instrumentos para desarrollar la estructura de la pieza.

Fotos: Isaac Rosas

La agrupación es el resultado de una búsqueda sonora alimentada de ritmos y atmósferas. En su primera producción, los integrantes dedicaron un año en el estudio para componer, ensayar y grabar.

Con una duración es 23:30 minutos, el disco está dividido en dos secciones: tres piezas instrumentales (“Diálogo”, “Paisaje” y “Branta negra”) y dos melodías en las que se incluye la voz (“Imagen” y “Ojo de coyote”).

Karla, César, Julio y Joel tienen mucho respeto por la composición musical. Para ellos, es importante que cada canción tenga un sonido que complemente el gusto de los cuatro, por lo que deciden que todas las piezas son sus favoritas, aunque de este EP separan dos.

Karla menciona que todas las piezas tienen una esencia especial, pero se identifica con “Branta negra”, porque está dedicada al ave endémica.

“A los cuatro nos encanta la naturaleza, de esta manera brindamos un homenaje”, comparte.

En el caso de César, Julio y Joel, creen que los unifica “Ojo de Coyote”.

“Es de las piezas que compusimos entre todos y logramos superar el reto”, comenta César. La canción hace referencia al dios coyote, por ende Julio la considera significativa.

“Habla de nuestro personaje de la mitología kiliwa, la cual encaja muy bien con nosotros, pues somos seres creadores”,expresa.

Por su parte, Joel afirma que esta canción destaca por su variedad instrumental y su letra.“Para mí, representa esta parte interna que nos habla y dirige el camino de nuestras vidas. Es este ente que parece ser animal y nos conecta con nuestra naturaleza”, subraya.

Los músicos son conscientes de que la era digital es fundamental para transmitir su música. Actualmente trabajan en lo que será su primer disco de larga duración (aún sin nombre) que compartirán por medio de las plataformas virtuales.

Dedican tiempo, esfuerzo y amor a la composición de ocho piezas basadas en las experiencias oníricas que cada integrante tiene. A través de ellas, quieren sanar y expresar soluciones a los problemas que se pueden enfrentar como personas.

De los sueños como elemento de composición, Joél asegura que para el significan una introspección. “Mi forma de ver se refiere a mis ciclos de vida como cualquier otra persona, experiencias con otros, crecimiento personal, relación con mi planeta”, menciona.

Por su parte, Julio dice que los sueños son una etapa de resurgimiento, sanación o duelo y serán utilizados según consideren sea apropiado para cada canción.

“Estamos en el proceso de adaptarlas, para poder brindar una conexión”, indica.

Aunque el grupo tiene una corta trayectoria, su compromiso y honestidad se reflejan en una buena propuesta musical que provoca emociones y sentimientos muy satisfactorios.

Facebook: Meltí.mx
Instagram: @melti.mx
Youtube: Meltí
Twitter: @Melti_mx
Correo: melti.mx@gmail.com