Fundadora e integrante del trío instrumental Ethos Folk, la violinista Jazmín Rivera está dedicada a rescatar y tocar la música étnica de diversos países. Al lado del guitarrista George Tanaka y del percusionista Juan Carlos del Río, a partir de 2015 y desde la Ciudad de México, ha logrado constituir un proyecto sólido y lleno de vitalidad que logra contagiar con su propuesta, gracias a su calidad interpretativa y a los estupendos arreglos de los temas que interpreta, con ritmos alegres y sencillos. Con un primer disco de música original próximo a salir, Jazmín responde a nuestro tradicional cuestionario para músicos en el que se habla de todo…, menos de música.

¿Cuál fue la última película o el último libro que en verdad te estremecieron?
Simulacro y objetos de mortandad, del pensador francés Jean Baudrillard. Es un libro de temas filosóficos que me impactó muchísimo. Habla de cómo vivimos en un mundo de apariencias y cómo estamos sometidos a ellas. Es como estar atrapados en la Matrix, sin que podamos salir de ella.

¿Cuál es el personaje de ficción con quien más te identificas?
Hay una caricatura, Los Moomin, en la que aparece un personaje llamado Snufkin. Me identifico con él, porque siempre he sido muy solitaria.

¿Cuál es el logro del que estás más orgullosa?
Haber podido materializar al proyecto Ethos Folk, porque en los grupos anteriores en que he estado, siempre ha sido como invitada y ahora me toca estar al frente, organizar, gestionar, decidir.

Tú quieres ser recordada por…
Me gustaría ser recordada por las personas con quienes tengo un vínculo fuerte y que fuese algo recíproco, sobre todo en la cuestión emocional. También que se me recuerde por la música que compongo.

¿Quiénes son las personas anteriores a ti que más inspiradoras te resultan?
En primer lugar mis papás, porque son muy disciplinados. También me inspiran las vidas de músicos como Bach o Beethoven, quienes supieron entregarse a lo suyo.

¿Cuál es la obra maestra de cualquier arte de la que hubieses querido ser autora?
Es una pregunta difícil, pero hay una pieza coral de Bach, “Erbarme dich, mein Gott”, de La Pasión según San Mateo. Siempre que la escucho me conmueve muchísimo. Me hubiera gustado haberla compuesto.

¿Cuáles son tus talentos ocultos?
Creo que esos sí están muy ocultos y aún no los descubro, jaja. Hasta ahora todos mis talentos tienen que ver con la música.

¿Cuál es el mejor consejo que alguien te ha dado en la vida y que tú has seguido?
Una vez alguien me dijo que tenía que ser coherente para evitar frustraciones conmigo misma y aunque tener coherencia todo el tiempo resulta difícil, es un consejo que me ha servido mucho.

¿Qué es lo mejor que alguna vez has comprado, robado o pedido prestado?
Hace como diez años, cuando estaba en la orquesta Carlos Chávez, compré un DVD sobre Johann Sebastian Bach. En él había una demostración de una de sus piezas, no recuerdo cuál, en jazz. Esa fue una revelación para mí, porque me permitió ver que no debía estar tan clavada en la cuestión académica y que podía hacer algo diferente al fusionar diferentes tipos de música.

¿A quién invitarías a cenar a un buen restaurante y a cuál lo llevarías?
Invitaría a mis amigos y a mis papás a un restaurante de comida mexicana, riquísimo, que conocí en Guanajuato, se llama “Los Azulejos”.

Si viajaras en el tiempo, a dónde, en qué época y por qué irías?
Me gustaría ir a Alemania a principios del siglo XIX, en la época del romanticismo, de Beethoven.

Esenciales en tu vida: ¿café, vodka, vino, cerveza, cigarros, chocolate, pan o…?
Me gusta la cerveza, tomarme una buena cerveza artesanal.

Si pudieras elegir, ¿a qué parte del mundo te irías a vivir?
Quizás a Canadá. Nunca he estado allá, pero me gustan los lugares boscosos y aislados. No es que tenga algo contra la gente, pero me gusta la tranquilidad.

¿Qué quieres decirle a los líderes políticos de tu país?
Que me sorprende su capacidad para ser tan codiciosos y no prestar atención a las cuestiones del pueblo. Siempre están pensando mucho en ellos, se dedican a robar y eso me asombra mucho. Les diría que dejaran a un lado esa conducta, para que se pudiera hacer un cambio en el país. Esa decisión está en ellos, más que en nosotros.

¿En qué estás trabajando ahora?
Dando clases de violín y en cuanto a Ethos Folk, buscando espacios culturales para poder expresar nuestro arte y preparando la salida de nuestro disco, con temas propios.

 

 

Un comentario en “Sin cortes
Jazmín Rivera: ethos y folclore