En 1982, Manuel Ugarte y Raúl Tudón formaron una agrupación a la cual bautizaron como A Campo Traviesa. Duró pocos meses activa y, un año después, Ugarte decidió revivirla. Desde entonces, como único sobreviviente, ha visto entrar y salir músicos, morir y resurgir a la banda que siempre ha practicado el neofolk y la música celta. Durante el trayecto grabaron “de manera muy informal y casera tres discos, prácticamente en vivo”. Hoy, fruto de la constancia, aparece la cuarta placa del trío (Manuel Ugarte, Raúl Tudón, Aarón Rangel) con el título Dreaming with the Rain, nueve temas de música celta fusionada con música mexicana.

De ese campo salió un nuevo camino a finales de los ochenta. Ugarte (guitarra eléctrica y oud), Tudón (teclados y controlador midi de aliento) y Pablo Silva (teclados y programación) formaron un colectivo que al poco tiempo se separó, pero que en 2014 se reunió nuevamente para conformar un laboratorio de improvisación cuyas sesiones fueron registrados por Tudón y ahora han sido editadas bajo el nombre de UTS Vol. 1 y Vol. 2

Las improvisaciones plasmadas en el Vol. 1 se orientan a la electrónica y por instantes oscilan entre la suavidad de la new age y un reposado viaje al espacio (“Exploración al oeste”), aunque luego la composición se modifica para volverse perturbadora y proponer una lectura diferente a este corte que en sus quince minutos es como el eco de un paisaje agreste, salvaje, ignoto y sorprendente. “Exploración al sur”, por su parte, es un tema más largo, impresionista. La guitarra lidera por un momento para luego dejar su lugar al teclado mientras en el fondo se escuchan percusiones, drones, ruidos que se entrometen y vuelven rugosa la pieza que cerca del final adquiere un ritmo monótono y pegajoso sobre el cual se escucha una contagiosa melodía.

En el Vol. 2, Ugarte, Tudón y Silva llevan a cabo variaciones. En “40.6 C” el trío tiende a la abstracción, entrega una improvisación menos melódica en la que la intención aparente es crear la imagen de un gran desierto. En “Exploración al este”, van de lo abstracto a lo misterioso para generar una interesante y disfrutable descripción sonora del exotismo de Oriente.

UTS es un trío que combina con acierto una dosis de experimentación con una vena más estructurada que, por instantes, remite a la electrónica de la vieja escuela de los años setenta y en otros se permite llevar a cabo experimentaciones que a pesar de sus intenciones no repelen al escucha. Por el contrario, quien se acerque a este par de volúmenes —hay un tercero en gestación— ingresará por un lado muy amable a una música que si bien gusta de lo radical, también sabe como enganchar a los escuchas.

Por su parte, Raúl Tudón, quien también forma parte del Ensamble de Percusiones Tambuco, además de colaborar en UTS y A Campo Traviesa, dio a conocer A/R Project, un dueto conformado por él y por el fotógrafo Alonso Izazaga. El fundamento de este proyecto se encuentra en las fotografías que el último ha tomado en viajes conjuntos o en solitario y por la música que Tudón ha compuesto ex profeso para las imágenes.

Journeys 2: Lines es la primera producción del par y, dice Tudón, quien se encargó de programar todo y de tocar los teclados, “es una combinación de partes secuenciadas y otras en vivo” (el primer volumen, Japan Soundscapes + Visions, se lanzará próximamente en una USB e incluirá un libro de fotografías digitales, fotos en alta resolución para impresión y la música en formato aiff y mp3.) La obra tiende a ser más ilustrativa, a subrayar las imágenes y su tono va de la electrónica a la new age (“Buildings”), aunque en el trayecto también se advierten otras influencias (“Lines”) y en otros instantes se llega a planos idílicos, como en “The Enchanted Waterfall”, un corte muy contemplativo y el más dulce y edulcorado del álbum.

Tres proyectos que a pesar de su diversidad dan voz a sus creadores y en los cuales, finalmente, las etiquetas resultan innecesarias. Dice Tudón: “La música es música y a la hora de componer no hago ninguna distinción. Para mí, todos mis proyectos son de igual importancia, cada uno con su dificultad y personalidad, pero siempre de igual importancia”.

 

 

Un comentario en “El campo, el camino y sus ramificaciones

  1. Estimado David, mil gracias por tu atención y consideración. Debo aclarar que, según recuredo, yo ingresé a A Campo Traviesa unos 6 meses después que fue integrado inicialmente por Raúl Tudón, Rodrigo de Oyarzábal, Alejandro Aréchiga y, no estoy ya tan seguro, Hëctor Cruz. Yo fui invitado a participar ya en 1983, por mi primo, Sergio Eckstein, que fue otro de los miembros que participó luego intermitentemente con la banda en algunas etapas subsecuentes. Desde entonces, he formado, sin interrupción, parte de la tripulación del proyecto, involucrándome profundamente con el mismo y haciéndolo además un proyecto de vida por lo que, aunque tripulaciones han ido y venido, siempre he estado yo al pie del cañón y eventualmente en el timón. Hecha esta pertinente aclaración, te agradezco de nuevo tu atención y te mando un abrazo!