Felipe Deckers es guitarrista y fundador de La Chiva Gantiva, agrupación con la cual ha grabado tres placas que expiden fuego similar al de la piedra volcánica. El colombiano es egresado del Conservatorio Real de Lieja, Bélgica, y de 2009 a 2016 fue profesor en la Academia Real de Música de Bruselas. En octubre de 2016 eligió la Ciudad de México para radicar y hace año y medio formó Filip Lewin y Woppe, un cuarteto de “power cumbia” que complementan el percusionista Camilo Barrero (profesor de etnomusicología en la UNAM y colaborador de proyectos tan disímiles como Los Bárbara, Mexicolombia y Efecto Tambor), el baterista venezolano Orestes Gómez (recientemente recogió muestras de música a lo largo de su país que plasmó en un proyecto-disco llamado Experiencia curiara) y Miguel Chuck Rodríguez, líder de su propio trío y que frecuentemente homenajea a Jaco Pastorius.

En los inicios del presente año, el cuarteto editó su primera producción, un EP que, en sus palabras, puede definirse como “ecléctico” y que mezcla ritmos propios de Colombia como la cumbia, la puya y el fandango, con el rock, funk y la música gnawa. Es un disco que en cinco cortes no da tiempo al descanso; es, dicen sus miembros –aunque del trío que lo grabó solo Felipe Deckers se mantiene–, “un material muy sencillo que se enriquece a través de la improvisación y polivalencia de sus integrantes”.

Se trata de una fusión en la que la música tradicional de Colombia tiende la mano lo mismo al funk o los sonidos clásicos —estos muy enmascarados— y por instantes hay pasajes sicodélicos, momentos repetitivos que inducen al trance y producen en el escucha un estado inconsciente en el cual hay una pérdida de la noción del tiempo. La guitarra de Deckers se monta en una base rítmica que no cede espacios y viaja vertiginosamente sobre esa alfombra para crear melodías contagiosas que impelen al baile o por lo menos a mover los pies con frenesí. Es un instrumento que habla, ríe, se divierte, con un sonido único, distintivo.

Es como subir a una montaña rusa caliente, cada vez más caliente, pero en donde lejos de sentirse incómodo, hay un verdadero disfrute en cada acometida de los instrumentos y una vocación por sonar auténtica, entregar una música de raíz, pero al mismo tiempo universal, en esa dialéctica tan característica de los tiempos que corren y que además es muy abierta.

Esa proposición de apertura ha llevado a Filip Lewin y Woppe a invitar al bajista noruego –radicado en Texas– Ingebrit Haker Flaten (The Thing, Atomic, The Young Mothers) a una aventurada sesión en la que el poder y la libertad de la cumbia se encontrarán sin rubor con el free jazz y la improvisación en un concierto en el que abundarán las chispas y las explosiones.

Dice Haker Flaten acerca de este encuentro: “Siempre he estado interesado y escuchado diferentes estilos de música y toda mi vida me ha fascinado la música latina, pero nunca había tenido oportunidad de tocarla. Tener la mente abierta es la clave para desarrollarse como músico y nunca he tocado solo un tipo de música. Creo que ser un improvisador ayuda en mi acercamiento para aprender nuevas cosas y estoy tratando de ‘usarlo’ para saltar sobre nuevo material sin temor a fracasar. Incluso si The Thing es uno de los grupos más conocidos en los que he militado, apenas representa una de las bandas y géneros en los que estoy envuelto. Y una de mis bandas más importantes por ahora es The Young Mothers, con el que mezclamos una diversidad de géneros y eso tal vez pueda explicar por qué encuentro natural tocar algo diferente al free jazz y a la música improvisada […] Además, aprender la música de Filip toma mucho tiempo de ensayo y tienes que moverte y retarte a ti mismo. Eso se reflejará en tu improvisación más tarde”.

Por su parte, Felipe Deckers dice, a propósito del próximo concierto que Filip Lewin y Woppe harán con el bajista Ingebrit en el Foro del Tejedor, este miércoles 25 de julio: “Su interés por tocar ritmos colombianos fue claramente una de las razones por las cuales este encuentro se realiza. Y para Filip Lewin y Woppe siempre será importante experimentar y buscar la manera de encontrar nuevas sonoridades. Tocar con Ingebrit es una magnífica ocasión para imaginar nuestro repertorio con otras perspectivas tanto en la interpretación como en el sonido”.

Cumbia power, funk, free jazz, improvisación, una mezcla exótica, aparentemente imposible, pero que por lo mismo es imperdible. Filip Lewin y Woppe, junto con Ingebrit Haker Flaten, interpretarán un set de composiciones estructuradas con improvisaciones libres, un encuentro que promete.

 

La presentación de Ingebrit Haker Flaten abre una pequeña gira del músico noruego en la Ciudad de México. He aquí su agenda completa: 25 de julio con Filip Lewin y Woppe en el Foro el Tejedor; 27 de julio con Gustavo Nandayapa, Remi Álvarez y Misha Marks en Bucareli 69; 28 de julio con Gibrán Andrade y Germán Bringas en Jazzorca; 30 de julio con Chris Cogburn y Jacob Wick en Vórtice Art Studio; 31 de julio con Todd Clouser y Jorge Servín en Departamento y 1 de agosto con Zazill Collins, Gibrana Cervantes, Mabe Fratti, Tania Carrera, Todd Clouser, Julia Piastro y Javier Taboada en una sesión de free jazz y poesía en Fray Servando 316.