Rabia Sorda: la música agresiva como calmante

David Cortés

No es un secreto. Un ala del subterráneo mexicano sabe que Hocico es un dueto de polendas, una entidad marcada por el ADN de la dinamita, el estruendo y las tormentas; menos, sobre todo los que no gustan de enterarse, saben que de una de sus costillas se desprende Rabia Sorda, el proyecto en solitario de Erk Aicrag quien recientemente lanzó al mercado The World Ends Today, cuarto disco de su producción solista, acompañado por el bonus “Explota (La bomba en mi cabeza)”.

Desde Berlín, Alemania, ciudad donde reside hace varios años, Erick habla de los 17 cortes que integran el álbum, composiciones rudas, agresivas, minas a punto de ser detonadas y que hablan, como el nombre de su proyecto, de una rabia que está allí, lista para estallar en cualquier momento, una fusión de electrónica y metal que suena radical. “La intención fue hacerlo muy duro, un híbrido que suene ponchado. Es tan fuerte el efecto que tienen la negatividad, la guerra, la situación económica y política, que la única forma de contestar al mismo nivel es levantar el volumen, gritar más fuerte, hacerlo más duro para contrarrestar, para tratar de apaciguar lo negativo en el mundo”.

En The World Ends Today, cuando se ha logrado avanzar en medio de esas nubes de humo provocadas por las explosiones de las primeras canciones, se llega a “¿Estás ahí?” un performance hablado que señala el tono del álbum, un tema en el que la voz melosa de una chica deja un mensaje en la contestadora; pero conforme el discurso prosigue, el tono de su voz cambia, lo mismo que sus intenciones y aquello que iniciara dulce, se trastoca en agresividad. Dice Erick: “La idea es compartir experiencias personales. Este corte es para que la gente sienta un poco por lo que he pasado, he tenido experiencias con fanáticos sicópatas, he sido amenazado de muerte, tuve que demandar a una chica porque estuvo robando fotos de mi familia y decía tener una relación conmigo y tuve que ir a la policía. La letra va por allí. ‘Don’t Run’ habla de los sicópatas, ‘Violent Song’ acerca de las relaciones amor-odio o viceversa. Rabia Sorda está más en el universo del rock, trato de compartir mis cosas y reflejar la maldad del mundo desde una perspectiva del lugar de otra persona; musicalmente, la diferencia entre Hocico y Rabia Sorda es muy evidente, además en Hocico tomamos las decisiones entre dos y en Rabia Sorda solo soy yo”.

Oscuro por momentos, plagado de energía, el disco no solo es “ponchado”, como lo describe Erk; sus letras suenan a desesperanza, como si el orbe efectivamente fuera a desaparecer en unos minutos: “Es un retrato del estado en que se encuentra el mundo, de todo este lado oscuro de la gente que tiene el control y que toma las decisiones que nos afectan”.

Acerca del bonus disc que se incluye y en el que encontramos una versión a “Demolición”, canción de Los Saicos, Erk señala: “Durante el periodo de escribir este disco, se quedaron algunas canciones fuera y el principal motivo es que estaba esta canción que nos encantó; fue de las primeras que grabamos y cuando el disco quedó listo, sónicamente no se sentía bien con el resto del álbum, por eso hicimos el bonus y agregamos unos remixes”.

Le pregunto acerca de su vida en Alemania y si en realidad México es tan malo para habitar: “Me pasaba a mí, es como un cliché que aprendemos desde jóvenes y  sí, hay muchas cosas que están mejor, pero hay otras que no lo están. No hay lugar perfecto para vivir, en cualquier país del mundo hay pros y contras. Vivimos con muchos mitos. Los humanos somos una especie con las mismas intenciones, solamente que hay unos más manchados que otros”.

htt