En el free jazz, a más de cinco décadas de su creación, hay una premisa indispensable: la libertad. Es una cualidad que posee varias connotaciones, incluso una de ellas política; pero uno de sus significados más precisos es la libertad para desarrollar un lenguaje, un vocabulario musical propio.

Lo han hecho los grandes maestros y sus continuadores; es el leit motiv de la forma, una forma que constantemente tiende la mano a la improvisación libre, páramos de la expresividad.

Esta semana llegan a México el saxofonista tenor Tony Malaby y el contrabajista Jason Roebke, quienes ofrecerán varios conciertos al lado del baterista Gibrán Andrade.

Originario de Tucson, Arizona, Malaby se asentó en Nueva York en 1995 y estudió en la William Paterson University de New Jersey. Ha tocado, entre otros grupos con la Liberation Music Orchestra de Charlie Haden, La Electric Bebop Band de Paul Motian, el quinteto de Fred Hersch y Michael Portall. Su proyecto, Tamarindo, con William Parker en el contrabajo y Nasheet Waits en la batería, ha sido muy celebrado. Actualmente Malaby se ha concentrado en colectivos de improvisación libre y recientemente lanzó el disco New Artifacts con el chelista Daniel Levin y el violista Mat Maneri; además, trabaja con músicos de otros países para alimentar una comunidad de improvisadores y ha encontrado en Argentina un nicho fértil para ello. Entre sus grabaciones como solista, podemos citar Sabino (ubicado en el Top Ten del New York Times en el 2000), Tamarindo (Clean Feed, 2007), Tamarindo Live (Clean Feed, 2010) y Somos agua (Clean Feed, 2014).

Tony Malaby

Por su parte, Jason Roebke estudió en la Universidad de Chicago y desde 1999 radica en esa ciudad, donde trabaja continuamente con diversos improvisadores. Su trabajo ha quedado asentado en el Jeb Bishop Trío, con Mike Reed’s People y Jorrit Dijkstra’s Flatlands Collective & Pillow Circles. Ha grabado, entre otros discos, Trio (con Tim Barnes y Nate Wooley, Peira, 2007), Panoramic (a dueto con Tobias Delius, Not Two Records, 2013) y Every Sunday (Clean Feed, 2015).

Jason Roebke

El baterista Gibrán Andrade radica en la Ciudad de México, estudió en la Escuela Superior de Música y ha tomado diversos cursos en la School for Improvisational Music de Nueva York. Dirige su propio cuarteto y lo mismo participa en ensambles de improvisación libre, música experimental y jazz. Ha cruzado caminos, entre otros, con Germán Bringas, Remi Álvarez, Carlos Alegre e Iñigo Barandiaran. Con Androide, su proyecto para bateria y electrónicos, editó en 2017 Enterrados, bajo el sello Dorados Pantanos. Asimismo cuenta con una grabación aún inédita titulada Tahualilos, al lado de Tony Malaby.

Gibrán Andrade

Además de un taller de improvisación que se llevará a cabo de jueves a sábado de 12:00 a 16:00 horas en Bucareli 69, Malaby, Roebke y Andrade ofrecerán una serie de conciertos en los cuales alternarán con diferentes músicos mexicanos. Las fechas programadas hasta ahora son: Casa Patricio (Patricio Sanz 515, junio 26. Grupo invitado: Friego), Foro Alicia (junio 27, invitados La dilatación y Le Trash Can), Fray Servando 316 (junio 28, invitados Lauber / Bringas y Ambrix Tux), Bucareli 69 (junio 29, invitado Arturo Báez) y Jazzorca (junio 30).