La tragedia signó gran parte de la vida del guitarrista que contribuyó a crear el sonido característico de los Red Hot Chili Peppers. Hijo de un matrimonio sobreviviente del holocausto nazi, Hillel Slovak nació en Haifa, Israel, el 13 de abril de 1962, aunque a los pocos años la empobrecida familia emigró a los Estados Unidos en busca de mejor suerte. Los Slovak se instalaron primero en Queens, Nueva York, y luego, en 1967, en Los Angeles, California.

Siendo ya un adolescente, a fines de los años setenta conoció en la secundaria Fairfax a tres jóvenes muy particulares: Jack Irons, Michael Balzary y Anthony Kiedis. Para entonces, Slovak ya tocaba la guitarra y formó parte de una banda llamada Anthym, con Irons como baterista y otros dos compañeros de escuela, Alain Johannes y Chris Hutchinson. Al poco tiempo, este último sería reemplazado en el bajo por Balzary, a quien ya desde entonces apodaban “Flea” (pulga). Fue un cambio más que afortunado. Flea mostró desde un principio que era un bajista fuera de serie y el grupo elevó su calidad musical en forma notable.

Poco antes de terminar el colegio, cambiaron el nombre del conjunto a What Is This?, debido a que mucha gente solía preguntar “¿Qué es esto?” cuando escuchaba la enloquecida propuesta de la agrupación. Anthony Kiedis no se integró a ésta, pero debido a su carisma y gracia verbal, a menudo era invitado a los conciertos para que fungiera como presentador.

Las cosas habrían de cambiar cuando Kiedis, Flea, Irons y Slovak, a sugerencia de un amigo músico, decidieron conformar un proyecto que suponían provisional y al que llamaron Tony Flow and the Miraculously Majestic Masters of Mayhem. Se presentaron para tocar en un club de Los Angeles y su éxito fue tal que dio nacimiento a los Red Hot Chili Peppers. Luego de varias presentaciones, surgió la oportunidad de firmar un contrato con EMI, pero Hillel Slovak y Jack Irons prefirieron seguir con What Is This? y los Red Hot tuvieron que llamar a otro guitarrista (Jack Sherman) y otro baterista (Cliff Martínez) para grabar, en 1984, su primer disco homónimo.

Sin embargo, un año después What Is This? se desbandó y en 1985 Slovak se unió en definitiva a RHCP para grabar su segundo opus, el magnífico y muy funky Freaky Styley, producido por George Clinton. Ya para entonces, Kiedis y Slovak eran adictos a la heroína y quienes los rodeaban veían con preocupación que ambos se hundían cada vez más en el laberinto de esa droga. Con todo, en 1987 grabaron el tercer álbum de Red Hot Chili Peppers, The Uplift Mofo Party Plan, ya con Jack Irons en la batería. En ese disco, Hillel Slovak tocó como nunca, con una creatividad, un talento y un sentimiento asombrosos. Para entonces, sus compañeros lo apodaban “Slim Bob Billy”, “Slim” o “Huckleberry”, indistintamente, y en la grabación pueden escucharse estos sobrenombre, pronunciados por Anthony Kiedis, antes de que el guitarrista toque algunos solos. El propio Kiedis escribió las letras de “Skinny Sweaty Man” y “No Chump Love Sucker” con especial dedicatoria para Slovak. Los cuatro viejos amigos volvían a juntarse y todo parecía brillar para ellos. Por desgracia, lo que más brilló fue el falso resplandor de las drogas heroicas.

Sumido cada vez más en la heroína, Hillel llegó a ser despedido temporalmente de los Peppers, ya que su adicción hacía que se ausentara e incumpliera muchos de los compromisos del grupo. Después de la gira europea del The Uplift Mofo Party Plan, Slovak se inyectó una dosis que resultaría fatal. Fue hallado muerto la noche del 25 de junio de 1988. Tenía apenas veintiséis años de edad. Sus restos descansan en el cementerio del Mount Sinai Memorial Park, en Hollywood, California.

A la muerte del guitarrista, el pasmo y la tristeza invadieron a los Red Hot Chili Peppers. Jack Irons, quizás el mejor amigo de Slovak, no pudo soportar la tragedia y dejó a la agrupación. Aunque John Frusciante, el nuevo y muy joven encargado de la guitarra, reemplazó de la mejor manera a su predecesor y demostró que era un músico tan bueno o aun mejor que éste, el recuerdo del infortunado Hillel Slovak quedará para siempre en la memoria de sus camaradas y de los más antiguos seguidores de la banda. Dos canciones póstumas (“Knock Me Down” del Mothers Milk y “My Lovely Man” del Blood Sugar Sex Magic) quedaron como melancólico homenaje del grupo para su malogrado compañero.