Con 22 años de La Barranca y portando nuevo disco (Lo eterno), José Manuel Aguilera responde a nuestro tradicional y gustado cuestionario exclusivo para músicos… en el que no se habla de música.


¿Cuál fue la última película o el último libro que en verdad te estremecieron?
Me remito a Yukio Mishima, a su libro Caballos desbocados de 1969. Es parte de la tetralogía El Mar de la fertilidad que hizo al final de su vida. En ella explica esa idea suya de cómo se estaba occidentalizando Japón y cómo esto lo hizo sentirse tan decepcionado como para llevarlo a la inmolación ritual, al seppuku.

¿Cuál es el personaje de ficción con quien más te identificas?
Un personaje que siempre me encantó fue Chanoc, el de las historietas. Me gustaban mucho sus aventuras de mar y selva.

¿Cuál es el logro del que estás más orgulloso?
No haber perdido el sentido del humor.

Tú quieres ser recordado por…
No, no quiero ser recordado. ¿Qué importa ser recordado si uno ya no está aquí?

¿Quiénes son las personas anteriores a ti que más inspiradoras te resultan?
Si se considera que todos mis héroes están muertos o muy enfermos, puedo citar como músico a Jimi Hendrix, como escritor a Mishima y como pintor me gusta mucho lo que hacía Rufino Tamayo.

¿Cuál es la obra maestra de cualquier arte de la que hubieses querido ser autor?
El monumento a Vittorio Emanuele II, de Giuseppe Sacconi, que está en Roma.

¿Cuáles son tus talentos ocultos?
¿Cuántas equis tiene tu computadora?

¿Qué es lo mejor que alguna vez has comprado, robado o pedido prestado?
Me acuerdo con mucho gusto de un disco de vinil de Jethro Tull que me robé hace muchos años de un conocido almacén. Era el Living in the Past que incluía un folleto con fotos. Fue una gran hazaña.

¿A quién invitarías a cenar a un buen restaurante y a cuál lo llevarías?
A Lou Reed y lo llevaría a El Cardenal de San Ángel.

Si viajaras en el tiempo, ¿a dónde, en qué época y por qué irías?
Me gustaría estar en Estados Unidos en los años cincuenta. En Chicago, Memphis, Nueva York. Fue un momento en el que surgió mucha de la contracultura que me interesa y me habría gustado estar en esos momentos de formación, con los escritores beatniks, escuchando blues en Chicago o a Little Richard en sus inicios.

Esenciales en tu vida: ¿café, vodka, vino, cerveza, cigarros, chocolate, pan o…?
Voy cambiando. Estuve en el mezcal, pero ya se puso muy caro, muy trendy. Que no se les olvide que hice el jingle del mezcal hace 22 años, en el primer disco de La Barranca, ja ja. Pero regresé al tequila blanco.

Si pudieras elegir, ¿a qué parte del mundo te irías a vivir?
A Roma. Me fascina esa ciudad, es hermosísima. Me enamoré de ella primero con las películas de Federico Fellini y más tarde al estar ahí.

¿Qué quieres decirle a los líderes políticos de tu país?
Que se pongan a la altura del propio país.

¿En qué estás trabajando ahora?
Estoy trabajando en una remodelación de mi casa, en una remodelación de mi pedalera, en una remodelación de un disco de boleros que voy a editar próximamente… y en una remodelación de mi corazón.

 

 

Un comentario en “Sin cortes
José Manuel Aguilera, desde la Barranca

  1. Que Fantástico ser Humano, se oculta en él, un misterio muy fangoso, místico y peculiar !!