El jazz es uno de los géneros que discográficamente más se retroalimentan con sus grandes exponentes del pasado. Por eso, a la vez que son continuas las novedades de extraordinarios jazzistas actuales, la reedición de magníficos álbumes de músicos del pasado es también una constante, lo mismo que el descubrimiento de muchas grabaciones desconocidas.

El suplemento literario Babelia, del diario español El País, informa de la reciente aparición de discos inéditos de leyendas del jazz como Grant Green, Dexter Gordon y Woody Shaw. Las grabaciones fueron editadas gracias a la  labor de investigación de productores como Zev Feldman o Jordi Soley, quienes “aprovechan cada recurso del que disponen para rastrear, localizar, adquirir y publicar con mimo cintas que van apareciendo aquí y allá”, comenta una nota de Yahvé de la Cabada en el mencionado suplemento.

El autor explica que estos hallazgos se dan en muchas ocasiones “por medio de los propios herederos de un artista; en otras, gracias a los archivos de una radio o televisión, como ocurre con el fabuloso Funk in France, que recupera dos sesiones de Grant Green en 1969 y 1970 en las que el guitarrista está soberbio. Junto a Slick!, el otro álbum inédito de Green recién publicado por Resonance Records, conforma una instantánea impagable del influyente guitarrista que en esa primera mitad de los setenta sumergió al jazz en el funk como pocos”.

En el caso de Dexter Gordon y Woody Shaw, la música recobrada se debe a Maxine Gordon, quien fue esposa y representante de ambos músicos (en diferentes momentos de su  vida, claro). Cuenta De la Cabada: “Fue Maxine quien convenció al escéptico dueño del célebre club neoyorquino Village Vanguard de que contratase a Gordon en 1976, a pesar de sus sospechas de que ‘todo el mundo se ha olvidado de él, ha estado fuera demasiado tiempo’ y fue también elemento esencial en el fichaje por parte de la multinacional Columbia tanto de Gordon como de Shaw, logros que cristalizaron en un álbum clásico del saxofonista: Homecoming”.

Gracias a Maxine, han visto la luz, bajo el sello Elemental Music, dos nuevos discos llenos de asombrosa música de jazz. Se trata de dos conciertos grabados en Tokio, Japón, “en momentos clave de las disgografías de ambos líderes”.

En el caso de Dexter Gordon, el concierto se realizó en octubre de 1975, al final de su exilio voluntario en Europa, mismo que se prolongó más de una década y que concluiría al año siguiente, gracias a su encuentro con Maxine. “Acompañado por sus fieles compañeros musicales en las noches de su Copenhague adoptiva, Kenny Drew, Niels-Henning Ørsted Pedersen y Albert Tootie Heath, el saxofonista se muestra pletórico a lo largo de toda la grabación, con su elocuencia y su inagotable capacidad improvisadora reluciendo en cada tema”, comenta De la Cabada.

Seis años más tarde, Woody Shaw se presentó en la misma ciudad japonesa “con el que fue probablemente su grupo más sólido, formado por Steve Turre, Mulgrew Miller, Stafford James y Tony Reedus, en un momento clave de su carrera marcado por su salida de Columbia Records y por la madurez precoz de su sonido que lo situaba ya como una de las voces más relevantes de la trompeta jazzística”.

El esplendoroso resultado de aquella presentación quedó de manifiesto en el álbum Tokyo’81 que ahora ha sido puesto en circulación.

¿Cuántas maravillas de esos y otros músicos habrá todavía escondidas en los más diversos archivos? Si no todas, de seguro muchas de ellas irán saliendo a la luz con el transcurso de los años.