Esta sección ya se había visto engalanada con la presencia y las respuestas de Ingrid Beaujean, la mitad gemela de esa naranja musical (y jazzera) que es Beaujean Project, cuya segunda mitad gemela responde ahora a las mismas preguntas, aunque de una manera muy diferente… ¿o no tanto? Pero Jenny Beaujean también tiene su proyecto solista y como muestra está su fantástico disco con canciones para voz y contrabajo (Paisaje gris) y una próxima producción discográfica en la que por primera vez cantará rock, con canciones de su autoría.


¿Cuál fue la última película o el último libro que en verdad te estremecieron?
La última película, Rogue One. Me encantó, me emocioné. La vi varias veces. Soy muy fan de Star Wars. Sobre el último libro, acabo de de leer Novecento de Alessandro Baricco, me pareció hermoso. De hecho, la película de Bernardo Bertolucci del mismo nombre está basada en esta novela corta. Es la historia de un pianista que nace en un barco y sus padres lo abandonan ahí. Uno de los miembros de la tripulación lo encuentra y lo cría. El niño -que se llama Novecento- crece y aprende a tocar el piano. Un día lo escuchan y la gente se conmueve hasta las lágrimas, porque la suya es una música que jamás se había escuchado. Es como un cuento o una obra de teatro, porque está escrito a manera de monólogo.

¿Cuál es el personaje de ficción con quien más te identificas?
Clarisse McClellan, el personaje femenino de Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Me encanta esa novela y me encanta Clarisse, la chavita que el bombero conoce al principio del libro y que hace que él empiece a ver la realidad del mundo de otra manera.

¿Cuál es el logro del que estás más orgullosa?
Que ya no hago nada que no me haga feliz. No canto nada que no me haga feliz. Ese es mi logro más grande y puedo vivir de eso. También me siento orgullosa de mi disco Paisaje gris, a dueto con Benjamín García. Fue muy difícil para mí. Nunca creí que pudiera hacer un disco así. Pasé de la Big Band Jazz a Cielo y Tierra, a Densidad 6, a Beaujean Project, al dueto, así, totalmente desnuda, súper minimalista. Este disco me sacó de mi zona de confort, porque si haces una nota de más suena horrible. Se tiene que ser muy preciso, muy específico. Es un gran logro.

Tú quieres ser recordada por…
Obviamente por la música. Me gustaría que mi música se quede, pero no sólo porque esté bonita, sino porque haya un mensaje profundo y real en ella. Decir las cosas con verdad, porque las sienta sinceramente.

¿Quiénes son las personas anteriores a ti que más inspiradoras te resultan?
Mi abuelo Gus fue una persona muy peculiar. Para su época estaba muy avanzado, era muy liberal. Decía: “Si quieres hacer algo, hazlo; que no te detenga la sociedad, que no te detenga nada”. Eso me gusta, me inspira. Ya en la música, me inspiran personalidades como Billie Holiday, Ella Fitzgerald, Maxine Sullivan, Bessie Smith… Bessie me gusta por su carácter rudo y porque no permitía que nadie la humillara.

¿Cuál es la obra maestra de cualquier arte de la que hubieses querido ser autora?
¡Híjole, ja ja! Yo creo que haber escrito Fahrenheit 451. Me gustaría poder escribir así, desde un punto que no existe. Eso me parece muy visionario.

¿Cuáles son tus talentos ocultos?
Uno que no es tan oculto es que juego futbol, igual que mi hermana Ingrid. Jugamos juntas, sólo que ella es defensa y yo soy delantera. Amo jugar futbol. También amo cocinar. A toda la gente que prueba mi comida hasta ahora le ha gustado. Esa es una buena señal. No sé nada de cocina, pero lo hago por intuición. Mi mejor platillo son las lentejas. Me gustan con sal y pimienta, nada más, y me quedan muy bien.

¿Cuál es el mejor consejo que alguien te ha dado en la vida y que tú has seguido?
Uno que me dio el maestro Francisco Téllez, una vez que me invitaron a un proyecto musical que no me gustaba, que estaba todo horrible y en verdad no quería hacerlo. El concierto salió muy mal y cuando me bajé del escenario el maestro me dijo: “Para que aprendas a decir que no”. Fue toda una revelación y de ahí viene mi gran logro en la vida: sólo hacer lo que me hace feliz.

¿Qué es lo mejor que alguna vez has comprado, robado o pedido prestado?
Hace poco compré en acetato Carmen Sings Monk de Carmen McRae. Lo había buscado por miles de lados. Ya lo tenía en CD, pero de pronto vi el acetato, en una tienda de Vancouver, y no lo dudé. También un disco de Ella Fitzgerald: Clap Hands, Here Comes Charlie! Lo compré en una tienda de discos usados.

¿A quién invitarías a cenar a un buen restaurante y a cuál lo llevarías?
Tal vez a mis papás y los llevaría a algún lugar familiar. Me gusta más la comida casera. La comida es para mí un momento íntimo, lindo, y hay algo en los restaurantes que no me convence para eso. Y si voy a invitar a alguien especial, yo le voy a cocinar.

Si viajaras en el tiempo, a dónde, en qué época y por qué irías?
Tal vez a los años cuarenta o cincuenta, a Nueva York, a la escena del jazz de esa época. Me encantaría ver a Art Blakey en vivo con los Jazz Messengers. Sería como mi sueño hecho realidad. Lloraría, como lloraría si algún día pudiera ver un partido de la Champions League en un estadio y empezara a sonar el himno de la competencia.

Esenciales en tu vida: ¿café, vodka, vino, cerveza, cigarros, chocolate, pan o…?
Las papitas y demás frituras. Soy el monstruo come papitas, jaja. Ya la he dejado, pero también era adicta a la Coca-Cola. Me encantan los refrescos, soy adicta al azúcar.

Si pudieras elegir, ¿a qué parte del mundo te irías a vivir?
¡A Chacagua, en Oaxaca! Es mi paraíso terrenal. Imagínate: despertar y no hay un solo hotel alrededor. Puedes meterte a la laguna… Y si pudiera tener ahí un poco de jazz, sería lo máximo. Tener allá a amigos que hagan jazz conmigo estaría increíble, sería lo mejor. Una vida simple: ir al pozo, bañarme con el agua del pozo, meterme al mar, nadar, surfear, cantar, tocar…

¿Qué quieres decirle a los líderes políticos de tu país?
Quiero decirles que es muy fácil hacer las cosas bien; que las hagan bien, por favor.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?
Estoy trabajando en mi nuevo disco (que sale ahora en mayo) con mi banda de rock. El grupo se llama JAB y es mi banda de ensueño, porque estoy tocando con mis amigos. De hecho, en el disco me alejo un poco del jazz. Pero es mi música. Todas las canciones son mías. Por primera vez me siento yo, soy yo totalmente. Y es difícil, porque mucha gente espera que haga standards o que haga boleros y no: si esperan eso ni vengan, jaja.

 

 

Un comentario en “Sin cortes
Jenny Beaujean

  1. Siempre amaré la forma en que escribes tus canciones, amaré la fuerza con que defiendes lo que haces y siempre amaré como me ves aunque estés enojada conmigo por mis imprudencias amo lo cristalino de tu ser